2016 será el año sin desierto florido

1

La combinación de precipitaciones escasas y bajas temperaturas en las zonas en donde se produce el fenómeno hacen que la probabilidad de disfrutar nuevamente de los coloridos prados llenos flores multicolores sea prácticamente nula. Lo máximo que podríamos ver sería un “desierto verde”.

desierto-florido“Las posibilidades de que este año exista desierto florido este año son muy inciertas, por las escasas lluvias que se registraron y las muy bajas temperaturas que se registraron, lo que ha impedido la germinación y el desarrollo normal de las plantas que dan colorido al desierto florido”.
La explicación breve y sencilla de Gina Arancio, curadora del herbario de la Universidad de La Serena (ULS), ahorra comentarios y especulaciones. Tras un 2015 en que el desierto floreció con verdadera potencia, alimentado por las abundantes precipitaciones del año, en 2016 se van extinguiendo las posibilidades de repetirlo.
Pero no es solamente una cuestión de falta de riego. La experta resalta que el frío es un factor al menos tan importante como el anterior. “Influyen la época, la cantidad, la periodicidad y la temperatura. Puede llover mucho, pero si las temperaturas son muy bajas, las semillas no germinan, o si llegan a hacerlo, se queman con las heladas”, señala.
Entre las plantas que suelen protagonizar los florecimientos conocidos como desierto florido, las más susceptibles son, precisamente, las que más contribuyen a darle colorido. “No salen las dicotiledóneas, que son las que dan el color, como por ejemplo, las pata’e guanaco, las nolanas. No germinan, o si lo hacen, se queman sus primeras hojas. Lo que sí abunda son las gramíneas, los pastos, que son más resistentes a las bajas temperaturas, y se produce un desierto verde en vez de uno florido”, dice Arancio.
De modo que sólo podría haber unos cuantos manchones coloridos en sectores aislados, más bien hacia la costa, al sur de Punta Teatinos. “A menos que se produzca alguna lluvia en septiembre. Tendríamos un desierto florido tardío”, indica.

Fuente: Semanario Tiempo