¿Qué comprometerán los candidatos presidenciales en el ámbito energético?

Por Sara Larraín

A estas alturas, los ciudadanos necesitamos mayor claridad sobre qué harán los próximos cuatro años si resultan electos para liderar el próximo gobierno.

A dos meses de las elecciones presidenciales, pocas candidaturas presidenciales exhiben propuestas de desarrollo energético, aunque en foros sobre cambio climático los voceros de diversos comandos, han aventurado líneas de acción sobre descarbonización de la matriz, energías renovables y eficiencia energética.

Pero a estas alturas, los ciudadanos necesitamos mayor claridad sobre qué harán los próximos cuatro años si resultan electos para liderar el próximo gobierno.

Los impactos ambientales, económicos y sociales de nuestra sucia matriz son graves. En más de una docena de ciudades, incluida la capital, se superan las normas de emisión a la atmósfera por combustión de combustibles fósiles. Ello acarrea serios problemas a la salud de la población y cargas económicas y ambientales no resueltas, a pesar de las decenas de Planes de Descontaminación vigentes. La situación más dramática es la de las llamadas zonas de sacrificio: Mejillones, Tocopilla, Huasco, Puchuncavi y Coronel donde se concentra la localización de las 29 termoeléctricas a carbón en operación.

Estas carboneras, emiten el 91% del dióxido de carbono, el 88% de todo el material particulado y el 97% de todo el dióxido de azufre del parque eléctrico nacional. ¿No será hora de decir basta? Y planificar el cierre de estas centrales; partiendo por las siete más obsoletas, que llevan operando entre 40 y 57 años y enfermando a los habitantes de Tocopilla, Coronel y Puchuncaví? ¿Por qué no empezar ahora que Chile tiene más del doble de la capacidad instalada de generación que necesita? Nada dicen los candidatos.

También es un problema energético, ambiental y de salud pública la contaminación generada por la combustión de leña húmeda y en aparatos ineficientes en las ciudades del sur del país. Muchas de ellas con serios impactos y débiles Planes de Descontaminación, destacando Temuco y Coyhaique ¿Hay que terminar con la leña, al igual que con el carbón? No, la leña es un energético renovable, y muy relevante para las economías campesinas, pero se quema muy húmeda, en cocinas o calefactores sin doble combustión y en casas con pésima calidad térmica. En consecuencia, usar leña implica contaminación ¿Que dicen los candidatos?

Un tercer gran desafío del desarrollo energético nacional, es el uso ineficiente de la energía. No hay estándares mínimos de eficiencia energética para los vehículos, ni para las viviendas, ni para los procesos industriales más intensivos en el uso de la energía. El actual gobierno comprometió una ley para promover y facilitar el uso eficiente de la energía, lo que implicaría un tremendo ahorro económico para las familias, para el sector productivo y un alivio para los recursos naturales y para las comunidades cuyos territorios son afectados por emprendimientos energéticos. Pero faltó liderazgo y voluntad política. Al respecto, ¿qué comprometerán los candidatos?

Publicada en Revista Electricidad