Organizaciones ciudadanas condenan egoísta anuncio de ENGIE que posterga inversiones en Chile y cierre anticipado de sus obsoletas plantas termoeléctricas a carbón en Chile

Ante el intempestivo anuncio de ENGIE, escudándose en la crisis social, de que suspenderá sus inversiones en energías renovables en Chile y postergará el cierre anticipado de sus unidades a carbón, los movimientos ciudadanos Tocopilla Vuelve, Despierta Mejillones, Fundación Chile Sustentable y la Coalición Nacional #ChaoCarbón, expresan a la opinión pública lo siguiente:

1-    Condenamos el egoísmo y oportunismo de ENGIE que anula la anticipación del cierre de las termoeléctricas a carbón y suspende las inversiones en Chile de energías renovables. Lo anterior, resulta contradictorio, dado que ENGIE es incluso uno de los grandes patrocinadores de la COP25 que se está llevando a cabo estos días en Madrid.

2-    Especialmente manifestamos nuestra preocupación por las Unidades 14 y 15 de Tocopilla cuya operación supera los 40 años, las cuales están ubicadas en una zona saturada de contaminantes atmosféricos generando graves impactos a la salud de la población y cuyo Plan de Descontaminación aún no resuelve el problema.

3-    Por causa de las emisiones exclusivas de 7 centrales carboneras en la bahía, Tocopilla presenta entre 2006 y 2016 un 34% mayor riesgo de enfermar  respecto del país y 25% mayor respecto de la región,  según  un estudio reciente (agosto 2019) del Departamento de Salud Pública de la Facultad de Medicina de la UC de 2019. Además de un 76% de más riesgo de enfermedades respiratorias, respecto del país. Respecto de los niveles de mortalidad, los habitantes de Tocopilla, en base a cifras de Ministerio de Salud tienen un 22% de mayor riesgo de morir respecto a la tasa nacional; y un 2,7 mayor de riesgo de morir por tumores malignos a tráquea, bronquios y pulmón.

4-    ENGIE se ha comprometido con la comunidad internacional, en el marco de la Alianza para el fin del Carbón (Powering Past Coal Alliance) a cerrar sus termoeléctricas a carbón al año 2030. Pero en Chile se ejerce un doble estándar retrasando dicho compromiso a una década después: el año 2040.

5-    Ante la crisis social y climática que sufre Chile, las organizaciones sociales y ambientales demandamos a ENGIE a colaborar con las autoridades locales y con el gobierno de Chile a resolver los graves impactos que sus termoeléctricas a carbón provocan en Mejillones y Tocopilla, zonas de sacrificio del país. Ello es la única vía de acelerar la descarbonización y la contaminación local.

6-    La declaración de ENGIE reafirma una vez más las críticas de nuestra Coalición al cronograma voluntario de descarbonización anunciado en Junio de 2019. Por lo que ahora, más que nunca, resulta imperante y necesario que el proceso de descarbonización esté enmarcado dentro del marco normativo actual chileno, cuyos compromisos sean vinculantes y que no quede al libre albedrío de las empresas que se escudan detrás de las condiciones económicas y políticas del país.

7-    La posición de ENGIE de anunciar la suspensión de sus inversiones en Chile y postergar el cierre de sus carboneras por causa de la crisis social y ambiental es egoísta y poco colaborativa, pues se aprovecha de la crítica y débil situación social y política de Chile para continuar con su business as usual. Esta posición de la empresa francesa es opuesta a la expresada por ENEL, que respeta y celebra el proceso de democratización política y social en Chile y ha anunciado su colaboración con la sociedad chilena incrementando sus inversiones en 22% para energías limpias en Chile.

8-    Esperamos que tanto el gobierno de Francia como la sociedad civil francesa que son dueños de parte importante de la empresa ENGIE, puedan revertir esta mala decisión y contribuir con la acción climática internacional y al alivio de la crisis social, ambiental y de contaminación en Chile.