Pese al virus, megalínea eléctrica da los primeros pasos: licitación comienza esta semana

    El Coordinador Eléctrico tiene contemplado invitar a empresas internacionales, principalmente de Canadá y Estados Unidos, para el desarrollo de los estudios sistemáticos del proyecto HVDC Lo Aguirre – Kimal.

    Es una de las iniciativas más esperadas para el sector eléctrico. Se trata del proyecto HVDC Lo Aguirre-Kimal, una megalínea de transmisión eléctrica, la primera de corriente continua del país, que contempla una inversión de unos US$1.300 millones y que tiene como objetivo robustecer la matriz, en medio de la transición hacia un sistema más limpio.

    “Esta es una obra que hace una descarbonización resiliente. Eso es lo fundamental, porque parte del cambio climático es que provoca cambios en la naturaleza. Entonces, una condición necesaria, es que los sistemas de transmisión sean resilientes y esta obra es clave para eso”, indicó el presidente del Consejo Directivo del Coordinador Eléctrico, Juan Carlos Olmedo.

    Pese a que aún queda un largo camino por recorrer -se proyecta que la línea estaría operativa recién hacia 2030 ó 2031- esta semana marcará los primeros avances con el inicio de la primera licitación internacional. El primer paso del Coordinador Eléctrico será encontrar una consultora para que desarrolle los estudios sistemáticos del proyectos, donde se tiene contemplado invitar a empresas extranjeras, principalmente de Canadá y EE.UU, países que han realizado estudios de este tipo.

    “Hemos visto bastante interés. El sector transmisión es bastante atractivo, porque establece un pago constante durante 20 años. Las certezas son muy atractivas para los inversionistas”, señaló Olmedo.

    Pese a que el estudio de franjas, del que el ministerio de Energía está a cargo, aún no finaliza, desde el Coordinador decidieron avanzar paralelamente con la licitación para ganar tiempo y cumplir con los plazos.

    Los estudios sistemáticos de la obra que se licitará contemplan tres fases. La primera de ellas está orientada a definir, mediante un proceso de optimización técnico-económico, las características generales del proyecto como son la tecnología de las estaciones conversoras, el nivel de tensión y la capacidad del sistema de transmisión, junto con identificar la necesidad, o no, de construir un tercer terminal cercano a la futura subestación Parinas.

    Estudios sistemáticos

    La segunda fase de los estudios contempla los análisis estáticos y dinámicos del proyecto con el fin de verificar parámetros técnicos como niveles de sobrecarga y compensación reactiva.

    Por último, la tercera fase de los estudios contempla la definición y recomendación de requerimientos de diseño y desempeño para la elaboración especificaciones funcionales del proyecto.

    En paralelo a los estudios sistémicos que se licitan esta semana, el Coordinador está trabajando en la elaboración de las bases para un segundo estudio cuyo objetivo es realizar una ingeniería conceptual de la línea de transmisión en corriente continua. Este segundo estudio comenzaría hacia fines de septiembre.

    Sin dudas que la línea de transmisión Cardones-Polpaico fue un aprendizaje para la industria. Esto, pues estuvo marcada por un atraso de más de un año y polémicas disputas con las comunidades.

    Al respecto, Olmedo aseguró que hay lecciones aprendidas y que están incorporando en el actual proyecto. Además, la entidad realizó un análisis del desempeño en proyectos de transmisión que se entregaron a tiempo y los con atraso. “Fuimos a mirar a quienes les fue bien y quienes tuvieron problemas”, concluyó.

    Fuente: La Tercera