Aprueban idea de legislar proyecto de ley que establece normas de eficiencia hídrica y adaptación al cambio climático

    Comisión especial del Senado aprobó idea de legislar proyecto que busca, entre otros, incorporar la medición obligatoria de la huella hídrica en la evaluación de impacto ambiental.

    Por cuatro votos a favor y una abstensión, esta mañana la comisión especial sobre Recursos Hídricos, Desertificación y Sequía del Senado aprobó la idea de legislar el proyecto de ley que establece normas de eficiencia hídrica y adaptación al cambio climático.

    En detalle, el proyecto que se encuentra en su primer trámite constitucional, busca incorporar la definición de huella hídrica y su medición, además de hacerla obligatoria para los estudios de evaluación de impacto ambiental. También considera habilitar un sistema de certificación que permitirá aplicar incentivos a productos más eficientes respecto al uso del agua, y establece la obligación de generar un sistema de recolección de aguas lluvias para aquellas industrias ubicadas en regiones lluviosas, con el fin de evitar el descarte de aguas que no pueden absorber ecosistemas de forma directa producto de suelos impermeables.

    En la misma línea, considera someter a evaluación de impacto ambiental a aquellos proyectos o actividades de riego y/o cultivo agrícola que causen impactos relevantes para el medio ambiente.

    La sesión -presidida por el senadora Yasna Provoste (DC), e integrada por los senadores Isabel Allende (PS), Claudio Alvarado (UDI), Juan Castro (RN) y Adriana Muñoz (PPD)- contempló la exposición de expertos para perfeccionar el proyecto, entre ellos, el director del Centro de Agricultura y Medioambiente (Agrimed) de la Universidad de Chile, Fernando Santibáñez, quien aseguró que este proyecto «aborda un problema que realmente puede adquirir dimensiones urgentes para el país».

    El académico explicó que «probablemente, todavía no hemos aquilatado lo que puede representar el cambio climático en Chile, en que se ha visto decrecer las precipitaciones de manera sostenida por ya más de 100 años, y donde los modelos mundiales estiman que en esta zona del planeta, seguirán descendiendo incluso hasta en un 30% (…) Se nos va a hacer muy difícil manejar un recurso hídrico tan escaso, en un ambiente donde la naturaleza no nos va a ayudar».

    Por su parte, la senadora Allende -que votó a favor del proyecto- manifestó sus reparos en torno a los proyectos de explotación agrícola que no requieren someterse a evaluación de impacto ambiental y a temas ligados a la institucionalidad.

    «Tenemos un gran desafío. Los efectos del cambio climático junto al aumento de la demanda… No es posible. Además, hay que tener presente que, en la forma en que está legislado nuestro país, los proyectos agrícolas o la explotación agrícola no se somete a evaluación de impacto ambiental. Es evidente que tenemos que avanzar en legislaciones e incentivos positivos, para generar las mejores condiciones durante esta transición, a que realmente comencemos a evaluar proyectos, porque claramente pueden afectar las cuencas. Es fundamental», dijo.

    Respecto a la institucionalidad, Allende aseguró que «no tenemos una adecuada y el recurso hídrico es cada vez más escaso. Es increíble el número de informes de la OCDE, del Banco Mundial y no hemos sido capaces de definirla. Incluso, la Mesa de Agua que convocó en su minuto el ministro (Alfredo) Moreno, pero no hemos llegado a la definición del tipo de institucionalidad que debe acompañarnos para generar una buena gestión y tener una presencia clara en las políticas públicas».

    El proyecto ahora pasará a la Sala y, si se aprueba, vuelve a la comisión para la discusión en particular y recibir indicaciones. Posteriormente, vuelve nuevamente a la Sala y, de aprobarse, termina el primer trámite y se traslada a la Cámara de Diputados para comenzar el segundo trámite legislativo.

    Fuente: Diario Financiero, 6 de agosto de 2020.