Coalición «Chao Carbón» valoró aprobación de proyecto que prohíbe construcción y funcionamiento de nuevas centrales: «Es un primer paso para la justicia ambiental y social»

Asimismo, indican que los sectores denominados como «zonas de sacrificio», deben «liberarse de este estigma y poder ejercer su derecho constitucional de vivir en un medio ambiente libre de contaminación, sin transformarse eternamente en zonas de sacrificio ya sea por desaladoras, termoeléctricas a gas o cualquier otra industria que pretenda perpetuar esta condición en estas comunas».

Luego de que ayer, la comisión de Medio Ambiente de la Cámara de Diputados aprobara en particular el proyecto de ley que prohíbe la construcción de nuevas centrales a carbón y que establece una fecha límite de operación de termoeléctricas que trabajan en base a dicha roca,  la coalición «Chao Carbón» emitió una declaración pública valorando la votación.

«El gran apoyo parlamentario a esta iniciativa abre la oportunidad de adelantar la descarbonización eléctrica de nuestro país, estableciendo un nuevo estándar ambiental al prohibir por ley la instalación de estos proyectos contaminantes, como también adelantar el cierre, de las 17 carboneras que aún no tienen fecha de cierre y que las empresas han propuesto mantener en operación hasta 2040», sostienen.

En este sentido, señalan que «las organizaciones sociales de Mejillones, Tocopilla, Huasco, Puchuncaví-Quintero y Coronel, además de las organizaciones ciudadanas a nivel nacional han celebrado la votación producto de que esta iniciativa de ley «adelanta en 15 años el plazo de cierre de las centrales a carbón respecto del Plan de Descarbonización al 2040 acordado entre las empresas dueñas de las carboneras y el Gobierno».

«Como Coalición Chao Carbón, reconocemos y aplaudimos la aprobación de este Proyecto de Ley como un primer paso para la justicia ambiental y social en aquellas comunas que han debido soportar contaminación y daños a la salud a causa de la combustión a carbón de estas industrias obsoletas por décadas», agregan.

Asimismo, indican que los sectores denominados como «zonas de sacrificio», deben «liberarse de este estigma y poder ejercer su derecho constitucional de vivir en un medio ambiente libre de contaminación, sin transformarse eternamente en zonas de sacrificio ya sea por desaladoras, termoeléctricas a gas o cualquier otra industria que pretenda perpetuar esta condición en estas comunas».

«La señal política dada por el Congreso es un claro llamado al Gobierno, a adelantar las fechas de cierre de carboneras, tal como lo ha propuesto la ciudadanía; y lo ha anunciado una empresa recientemente», precisan.

Finalmente, la coalición hizo un llamado a la Cámara de Diputados para que apruebe el proyecto en la Sala pues «Chile puede y debe limpiar su matriz eléctrica al año 2025».

Cabe mencionar que la comisión de Medio Ambiente de la Cámara Baja aprobó la iniciativa por 12 votos a favor y una abstención. A su vez, la prohibición del funcionamiento de centrales a carbón a partir de fines de 2025 fue aprobado por 7 votos a favor de los diputados de oposición y 6 en contra de los diputados oficialistas.

Fuente: El Mostrador