Coalición Ciudadana Chao Carbón respalda avance de proyecto de ley para el cierre de todas las termoeléctricas a carbón al año 2025

    Declaración Ante aprobación de proyecto de ley para el cierre de todas las termoeléctricas a carbón al año 2025 en comisión de medio ambiente de la cámara de diputados

    Este 3 de agosto de 2020 la Comisión de Medio Ambiente y Recursos Naturales de la Cámara de Diputados, aprobó en particular el proyecto de ley que prohíbe la construcción de nuevas centrales a carbón en el país y establece como fecha límite de operación para las termoeléctricas a carbón existentes, el año 2025. Cabe señalar que la prohibición de la instalación de nuevas termoeléctricas a carbón en el territorio nacional fue aprobado por 12 votos a favor y una abstención. A su vez, la prohibición del funcionamiento de centrales a carbón a partir de fines de 2025 fue aprobado por 7 votos a favor de los diputados de oposición y 6 en contra de los diputados de gobierno.

    El gran apoyo parlamentario a esta iniciativa abre la oportunidad de adelantar la descarbonización eléctrica de nuestro país, estableciendo un nuevo estándar ambiental al prohibir por ley la instalación de estos proyectos contaminantes, como también adelantar el cierre, de las 17 carboneras que aún no tienen fecha de cierre y que las empresas han propuesto mantener en operación hasta 2040.

    Las organizaciones sociales de Mejillones, Tocopilla, Huasco, Puchuncaví-Quintero y Coronel, además de las organizaciones ciudadanas a nivel nacional, celebramos la votación pues esta iniciativa de ley adelanta en 15 años el plazo de cierre de las centrales a carbón respecto del Plan de Descarbonización al 2040 acordado entre las empresas dueñas de las carboneras y el Gobierno.

    Como Coalición Chao Carbón, reconocemos y aplaudimos la aprobación de este Proyecto de Ley como un primer paso para la justicia ambiental y social en aquellas comunas que han debido soportar contaminación y daños a la salud a causa de la combustión a carbón de estas industrias obsoletas por décadas.

    Estas comunas, denominadas “zona de sacrificio” deben liberarse de este estigma y poder ejercer su derecho constitucional de vivir en un medio ambiente libre de contaminación, sin transformarse eternamente en zonas de sacrificio ya sea por desaladoras, termoeléctricas a gas o cualquier otra industria que pretenda perpetuar esta condición en estas comunas.

    La señal política dada por el Congreso es un claro llamado al gobierno, a delantar las fechas de cierre de carboneras, tal como lo ha propuesto la ciudadanía; y lo ha anunciado una empresa recientemente.

    El proyecto de ley constituye, además de la gran oportunidad para erradicar en forma definitiva los contaminantes locales, un tremendo avance en la reduccion de CO2 y otros gases de efecto invernadero contribuyendo al cumplimiento de los compromisos y metas de mitigación del cambio climático de Chile y abre espacio a inversiones en nueva infraestructura energética limpia, como pilar para la reactivación económica sustentable.

    Por todo esto, llamamos al Pleno de la Cámara de Diputados a aprobar el proyecto de ley en la Sala pues Chile puede y debe limpiar su matriz eléctrica al año 2025. Rechazamos la argumentación del Ministro de Energía, que advirtió que de aprobarse la ley se producirá un racionamiento eléctrico. Ello no es efectivo, pues hoy la oferta de electricidad en Chile duplica la demanda; además de que las grandes industrias han reducido notablemente su consumo en Pandemia y el gobierno suspendió las licitaciones de energía para clientes regulados. Por tanto, es necesario transparentar si ese argumento busca respaldar la exportación energética como nuevo commodity.

    Es imperativo que las comunidades puedan decidir la vocación de desarrollo sustentable que desean para sus territorios y no sean decisiones impuestas las que sigan eternizando zonas de sacrificio social y ambiental, en pos del desarrollo extractivista.

    Finalmente, las organizaciones de la Coalición Chao Carbón de norte a sur, estaremos atentos a la votación del proyecto en la Sala y resguardaremos que el cierre de las termoeléctricas a carbón sea realizado de manera responsable y coordinada con los trabajadores y las autoridades locales respectivas, considerando también los desafíos sociales, ambientales y la reconversión productiva. Los ciudadanos velaremos por una transición justa para los trabajadores de dichas centrales y para las comunidades, y así asegurar procesos de desmantelamiento de infraestructura acorde con la normativa vigente, y asimismo la remediación y recuperación ambiental y social de las comunas que históricamente han sido impactadas por la contaminación de la generación a carbón.