Jobet define estrategia para adaptar sistema eléctrico a mayor presencia de energías renovables

    Paquete para dar más flexibilidad al sistema incluye 12 medidas en tres ejes de acción donde se incluye, por ejemplo, una mejor remuneración de la potencia.

    Aunque se había anunciado el ingreso al Congreso de un proyecto de ley para fomentar la flexibilidad en el sistema eléctrico, que permita adaptarlo al aumento de la generación renovable variable y la salida de centrales a carbón, el 5 de agosto del año pasado el ministro de Energía, Juan Carlos Jobet, cambió el curso de acción que había trazado su antecesora, anunciando que se trabajaría en una estrategia más general.

    Tras el trabajo realizado por un comité asesor y consultas con diversas instituciones, el Ministerio de Energía impulsará este martes la denominada estrategia de flexibilidad, que se materializa a través de una hoja de ruta con un calendario de modificaciones reglamentarias, normativas y operacionales, las que se trabajarán en conjunto con la Comisión Nacional de Energía (CNE) y el Coordinador Eléctrico.

    Imagen foto_00000003

    “Esta es una estrategia ambiciosa, pero de implementación gradual. Tiene tres ejes, 12 medidas, y es una combinación de modificaciones reglamentarias, de normas técnicas y cambios en procedimientos de operación del Coordinador”, asegura Jobet. Esto no incluirá cambios legales.

    De acuerdo a un documento de 40 páginas donde se explica el plan, el primer eje está relacionado al diseño de mercado para el desarrollo de un sistema flexible. Considerando que está concebido sobre la base de tres elementos a ser remunerados -energía, potencia y servicios complementarios-, el gobierno propone una nueva y mejor remuneración de potencia, que entregue señales flexibles, dinámicas y eficientes a la demanda, pero que también pague lo justo a las instalaciones que aportan suficiencia al sistema.

    La suficiencia de un sistema, entendida en términos generales como la capacidad que éste tiene para abastecer la demanda, no sería la misma que se requería antes, ya que ahora, además, debe ser capaz de entregarla con flexibilidad, incorporando y diferenciando ese atributo a las instalaciones que lo están aportando.

    Según explica Jobet, hoy básicamente la remuneración de potencia (básicamente la capacidad instalada) está asociada a las denominadas horas punta que consisten en cómo se remunera para efectos de atender a la demanda máxima, pero en el fondo ésta es la única variable relevante que se considera, sin ponderar otras características. Por esto, “vamos a revisar el mecanismo de remuneración de potencia para complementar el atributo de suficiencia con otros mecanismos que apunten a la flexibilidad y sostenibilidad el sistema”.

    Un segundo pilar de la estrategia apunta al marco regulatorio para sistemas de almacenamiento y nuevas tecnologías flexibles, lo que busca saldar la cuenta pendiente de aquellos que intentan impulsar iniciativas de este tipo. En este apartado se pretende -entre otros aspectos- perfeccionar las condiciones bajo las cuales estos sistemas pueden ser incorporados en el proceso de planificación de la transmisión, por ejemplo, pidiendo que sean competitivos económicamente respecto a una solución convencional de líneas.

    En este aspecto, Jobet destaca que “estamos permitiendo la incorporación de proyectos pilotos que, en el fondo, faciliten el desarrollo de nuevas tecnologías y que se puedan implementar en cualquier segmento del mercado: generación, transmisión, distribución”.

    Como último eje, se estableció trabajar en torno a la operación flexible del sistema, donde se busca mejorar la operación de la matriz energética. En específico, se buscará mejorar -por ejemplo- el cálculo de los costos marginales. Con esta señal de precio, se pretende reflejar apropiadamente los requerimientos de flexibilidad del sistema.

    En el corto plazo, se busca aumentar la resolución temporal en el cálculo de los costos marginales de energía a 15 minutos, cuando actualmente es por hora. El Coordinador Eléctrico ya ha estado dando pasos para mejorar la resolución del costo marginal, que marca el valor de los traspasos de electricidad en el sistema, por lo que la medida propuesta en la estrategia apoya ese avance.

    Mesas de trabajo

    El ministro de Energía recalca que se tienen que hacer todos estos cambios con cuidado, ya que la discusión sobre la flexibilidad está en desarrollo en el mundo.

    Puntualiza que tienen ya avanzada “una propuesta conceptual para la modificación del mecanismo de pago por potencia”. Así, con la publicación de esta estrategia, se citará a mesas de trabajo con el sector para sociabilizar este trabajo y recibir retroalimentación.

    Las 12 medidas que contempla el plan

    Los tres ejes consideran diversas medidas. El primero, que aborda el diseño de mercado para el desarrollo de un sistema flexible, contempla perfeccionar el mecanismo de remuneración de suficiencia, establecer señales de mercado de largo plazo que incentiven la inversión en tecnologías que aporten flexibilidad, contar con la inercia y nivel de cortocircuito suficientes en el sistema eléctrico a futuro, y monitorear y evaluar el mercado de servicios complementarios.
    En el segundo foco está el marco regulatorio para sistemas de almacenamiento y nuevas tecnologías flexibles. En este aspecto, se busca reconocer el aporte del almacenamiento -como las baterías- en las instalaciones, mejorar los procedimientos de programación de inyecciones y retiros de energía de estos sistemas, perfeccionar el tratamiento de sistemas de almacenamiento en la planificación de la transmisión y su participación en mercados competitivos, y permitir la incorporación de proyectos pilotos.
    Mientras, el tercer pilar es la operación flexible del sistema donde se contempla perfeccionar la señal del costo marginal de energía, mejorar el proceso de programación de la operación, mejorar la operación en tiempo real, tratamiento de desvíos de generación y demanda.

    Fuente: Diario Financiero