Unión Europea se prepara para fijar un nuevo objetivo de emisiones a 2030

    La Comisión Ejecutiva de la UE propondrá un nuevo objetivo de emisiones para 2030 la próxima semana, allanando el camino para las conversaciones entre los estados miembros y el Parlamento Europeo.

    La Unión Europea (UE) está lista para iniciar las discusiones la próxima semana sobre la rapidez con la que reducirá las emisiones de gases de efecto invernadero durante la próxima década.

    Ya en camino de cumplir su objetivo climático actual para 2030, la UE ahora quiere que ese objetivo sea aún más ambicioso, para encaminarse hacia su plan insignia para alcanzar emisiones netas cero para 2050.

    La Comisión Ejecutiva de la UE propondrá un nuevo objetivo de emisiones para 2030 la próxima semana, allanando el camino para las conversaciones entre los estados miembros y el Parlamento Europeo, que deben aprobar el objetivo pero están divididos sobre cuán ambicioso debería ser.

    Así es como se decidirá el nuevo objetivo, cómo se enfrenta a la ciencia climática y qué significa para los esfuerzos globales para frenar el cambio climático.

    Te podría interesar: En COP26 parte negociación de recursos para mitigación y adaptación al cambio climático

    ¿50% O 55%?

    La Comisión propondrá una de dos opciones para el nuevo objetivo de la UE: una reducción del 50% o del 55% de las emisiones para 2030, frente a los niveles de 1990. El objetivo actual de la UE para 2030 es un recorte del 40%.

    Se espera que elija el objetivo del 55%, que alrededor de 12 de los 27 miembros de la UE dicen apoyar, la mayoría de ellos países más ricos.

    Los países del este más pobres que dependen de la energía a base de carbón son más aprensivos, preocupados por las inversiones necesarias para lograr el objetivo y las consecuencias económicas para los trabajadores y las empresas en las regiones pesadas de combustibles fósiles.

    La UE planea gastar 550 mil millones de euros en objetivos ecológicos para 2027, sin embargo, los investigadores dicen que se necesitarían más de 3 billones de euros de inversiones bajas en carbono para alcanzar un objetivo de reducción del 50%.

    La Comisión publicará una evaluación económica del nuevo objetivo la próxima semana. El nuevo objetivo 2030 sentará las bases para las reformas de las políticas de la UE, incluido su mercado de carbono, las normas financieras y los impuestos, para ayudar a alcanzar los objetivos ecológicos.

    Te podría interesar: Ministra Schmidt explica los proyectos de «Acción Climática» del plan para reactivar la economía

    … O 65%?

    Los legisladores que redactan la posición del Parlamento Europeo están contemplando una reducción de emisiones aún más ambiciosa del 60% o 65% para 2030.

    La comisión de medio ambiente del Parlamento votará el jueves qué objetivo de 2030 quiere que se inserte en la ley climática de la UE. Más tarde se realizará una votación en el parlamento completo.

    En última instancia, la falta de apoyo de los gobiernos nacionales hace que el 65% sea poco probable. Pero, al apuntar alto, los legisladores esperan garantizar que el objetivo se diluya menos cuando los estados miembros, la Comisión y el parlamento busquen un compromiso sobre el objetivo final.

    ¿Qué dice la ciencia?

    A nivel mundial, el mundo debería reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en aproximadamente un 40% -50% para 2030 en comparación con los niveles de 2010, lo que equivale a una reducción del 20% al 35% con respecto a los niveles de 1990, según el Panel Intergubernamental de Cambio Climático de la ONU (IPCC).

    Ese objetivo está diseñado para limitar el calentamiento global a 1,5 grados Celsius por encima de los tiempos preindustriales y evitar los peores impactos del cambio climático. No hay mucho margen de maniobra. Las temperaturas globales ya han aumentado en más de 1 grado Celsius en promedio, y es probable que los esfuerzos actuales de los países no logren evitar otros 2 grados Celsius de calentamiento.

    En Europa, los científicos dicen que la UE tendrá dificultades para alcanzar su objetivo de 2050 de cero emisiones netas a menos que logre al menos una reducción del 55% con respecto a los niveles de 1990 para 2030.

    También se espera que Europa haga recortes más pronunciados que otras regiones del mundo que aún se están desarrollando. Pero calcular una parte «justa» de las reducciones de emisiones para una economía desarrollada como la UE es complicado.

    «No es una cuestión científica», dijo el científico climático del Imperial College de Londres Joeri Rogelj, autor principal de los informes del IPCC.

    Compromisos del Acuerdo de París

    Las capitales fuera de Europa estarán observando a la UE disputar su objetivo 2030, que también sirve como compromiso del bloque en virtud del Acuerdo de París de 2015 sobre el cambio climático.

    Se ha pedido a los países que actualicen sus promesas de 2015 para finales de este año, pero solo 11 de los 197 signatarios lo han hecho. Actualmente, las promesas de todos los países del mundo solo limitarían el calentamiento a unos 3 grados Celsius, el doble de lo que los científicos dicen que sería «seguro».

    Con la próxima reunión climática global de las Naciones Unidas pospuesta para el próximo año, y la falta de liderazgo climático de la actual administración de los Estados Unidos, los observadores esperan que una promesa ambiciosa de Europa impulse a otros países a seguir.

    «Una de las economías más grandes del mundo que acelera su curso hacia la neutralidad climática … enviará una señal fuerte», dijo Laurence Tubiana, arquitecta del acuerdo de París y ex embajadora climática de Francia.

    Fuente: Diario Financiero