Almacenamiento de energía: clave para la diversificación de la matriz

    Un nuevo encuentro virtual desarrollado en el marco del ciclo de webinars “Diálogos que inspiran”, organizados por ISA InterChile, tuvo como protagonistas a cuatro expertos nacionales e internacionales quienes analizaron la importancia de este factor para avanzar en el proceso de carbononeutralidad.

    En la última década, Chile ha vivido un cambio profundo en su matriz energética, proceso caracterizado por la masiva penetración de energías renovables no convencionales en la última década, siendo por lo demás, nuestra región, uno de los lugares con mayor visibilidad de ese cambio.

    Energía solar y eólica son sólo la punta del iceberg que ha permitido pues al país y a la región, contar una serie de beneficios producto de la puesta en marcha de estas iniciativas entre las cuales figuran, reducción de costos de producción eléctrico, diversificación de la matriz energética nacional, y un avance sustantivo hacia la meta de carbono 0 a través de la disminución de emisiones CO2. No obstante, para que la transición energética hacia la carbononeutralidad tenga éxito, se requiere adaptar el sistema eléctrico, ante lo cual, los sistemas de almacenamiento de energía son un factor vital para cumplir con esta meta .

    Ese fue justamente el tema del quinto encuentro virtual del ciclo de webinars “Diálogos que Inspiran”, organizados por ISA InterChile, el cual, al igual que en ocasiones anteriores, contó con la participación de cuatro expertos del área energética quienes analizaron la importancia de este aspecto para cumplir con las metas de descarbonización y diversificación de la matriz energética que Chile se ha comprometido como país.

    Relación directa

    Al respecto, Eduardo Sáez, gerente de operaciones y mantenimiento ISA Interchile, clarifica desde un inicio que la relación entre descarbonización y sistemas de almacenamiento de energía “es total”. “No existe descarbonización en términos concretos hoy día, sobre todo según la última estrategia que se planteó para el 2025, si no hay almacenamiento. Puede ser más o menos, pero no existe”, señaló.

    En ese sentido aclara, “más energías renovables significan mas complejidad técnica y eso significa que deberemos tener un sistema flexible para poder responder a la variabilidad tanto en generación de energía como en la demanda. De hecho, desde el gobierno existe una estrategia de flexibilidad donde se trabajan ciertos ejes de trabajo, y uno de ellos es el almacenamiento energético”.

    Desde el punto de vista de la operatividad, Sáez puntualiza que desde el punto de vista eléctrico, “el almacenamiento traslada energía en el tiempo. Y estamos hablando de un almacenamiento a gran escala que puede aportar por ejemplo, por algunas horas, tomar energía, almacenarla, y distribuirla después. Ese es uno de los atributos que tiene el almacenamiento que en Chile es muy aplicable”.

    Factor clave y posibilidades

    En ese sentido, Bárbara Stilva, directora ejecutiva Chile Israel Council, da algunas luces de por qué los sistemas de almacenamiento son claves para lograr la ansiada transición energética.

    “Eso es clave ya que nos permitiría contar con energías renovables 24/7 lo cual nos abre infinitas oportunidades de desarrollo económico sustentable y nos permitiría acelerar el cumplimiento de metas que tiene Chile con respecto al medio ambiente”, sostiene.

    Por ello, es que cada vez más es más común que los nuevos proyectos energéticos integren desde su origen sistemas de almacenamiento complementando a las centrales de ERNC, aprovechando por cierto, la baja del precio de este tipo de tecnologías.

    A juicio de la experta, esto acarrearía otro beneficio: “nos permitiría descubrir nuevos espacios de desarrollos tecnológicos y espacios de innovación, los cuales nos permitiría llegar a una nueva economía del conocimiento y dar con algunos puntos interesantes con respecto a ese tema”.

    Otra manera de ver el mercado

    Ahora bien, ¿es viable económicamente la instalación de almacenamiento energético a gran escala en el país?

    Según Ramón León, líder de la iniciativa de nuevos negocios de energía de ISA, sostiene que “ya es muy viable y factible económicamente instalar almacenamiento de gran escala en sistemas eléctricos”.

    Lo que hace falta dice, es “hacer estudios y análisis sobre donde se pueda aprovechar el beneficio del almacenamiento. Y el reto ahí es encontrar esas respuestas que nos obligan a pensar de manera diferente el sistema eléctrico, a dejar los paradigmas que teníamos de como funciona un mercado  de energía y de cómo se establece la competencia”.

    Por eso, para el ejecutivo, el mayor error que se puede cometer es asumir que los sistemas de almacenamiento sean considerados como generadores de energía, “cuando realmente es un equipo y un segmento diferente dentro de toda la cadena de valor del sector energético”.

    Marco regulatorio

    Ahora bien, si hablamos de las leyes que regulan estos aspectos propiamente tal, Carolina Hernández, sénior manager de Energy & Climate Change de EY, destaca que en Chile, la regulación comenzó a ser presionada por el sector privado, quienes fueron grandes protagonistas en este ámbito.

    “O sea con un sector privado muy activo, la regulación de almacenamiento en Chile está siendo creada. Ahora, ¿ésta está terminada? No. Requiere afinarse, requiere que observemos cómo va a operar en la práctica, que la implementemos y ver si finalmente está generando un modelo de negocios atractivo”.

    De todas maneras, para la experta, Chile ha sido un país bastante ágil en ese aspecto, en donde la regulación está en permanente cambio.

    Eso sí advirtió, “cuando nos estamos enfrentando a temas que tienen metas país al 2030 y una meta de carbononeutralidad al 2050, no podemos esperar que las cosas ocurran vía reglamentos los que, en algunas ocasiones en Chile han demorado hasta 10 años en salir. Por eso mismo, necesitamos que en esta materia seamos muy ágiles, pues el almacenamiento energético lo necesitamos pronto”, expresó.

    Fuente: Diario el Día