Proyecto de ley de cambio climático: indicaciones presentadas buscan reducir las facultades del ministerio de Hacienda

    La iniciativa propone que Chile sea carbono neutral a 2050 y genera incentivos para las donaciones ambientales de empresas y personas naturales destinadas a la protección, cuidado y conservación del medio ambiente. La próxima semana comenzará la discusión de las más de 800 indicaciones presentadas.

    El cambio climático es el principal desafío medioambiental del último tiempo y Chile corre contra el tiempo para tener una ley que permita contener aquello.

    A comienzos de año, el gobierno presentó el proyecto de ley de cambio climático, con lo que se busca disminuir los impactos negativos de este fenómeno en el país. En concreto, la iniciativa propone que Chile sea carbono neutral al 2050 y se generan incentivos para las donaciones ambientales de empresas y personas naturales destinadas a la protección, cuidado y conservación del medio ambiente, así como para impulsar proyectos de acción climática.

    La iniciativa, que ya se aprobó en general y ahora se encuentra en la Comisión de Medio Ambiente del Senado, tiene no solo al sector medioambiental con la mira encima, sino que trasciende a un público más amplio, cómo las empresas.

    El 25 de septiembre concluyó el plazo para presentar indicaciones al proyecto y el resultado fue sorpresivo, pues se presentaron más de 800 indicaciones por parte de los parlamentarios. Los principales ejes de estas son cinco, siendo una de las más recurrentes la idea de disminuir las facultades del ministerio de Hacienda en la elaboración de reglamentos para implementar planes de mitigación y adaptación sectoriales. En esa misma línea, se busca también disminuir la participación de los ministerios sectoriales, pues la elaboración debería estar a cargo del ministerio de Medio Ambiente y la implementación de los sectoriales.

    Otro eje de las indicaciones fue que se aumente la participación y autonomía del Consejo Científico Asesor para que emita informes previos de cada plan que se dicte y participe de la elaboración de la Contribución Nacionalmente Determinada y de la estrategia climática de largo plazo. Además, se pidió explicitar el financiamiento que se requiere para implementar los distintos planes que propone el proyecto y se solicitó financiamiento y plazos para implementar planes regionales de mitigación y adaptación.

    Reacciones

    La mirada del gobierno es cauta ante las indicaciones, y es que la ministra de Medio Ambiente, Carolina Schmidt sostuvo que “debemos enfatizar que el ministerio de Hacienda juega un rol muy relevante al desarrollar instrumentos financieros para la acción climática y asegurar el financiamiento para las inversiones y gasto público requerido”, agregando que dicha cartera “es clave de manera de que los instrumentos que desarrollamos no se queden en buenas intenciones, sino que puedan ser implementados”.

    La senadora Ximena Rincón (DC), quien presentó 72 indicaciones al proyecto, señaló “el proyecto debe fortalecer la participación de los científicos en la elaboración e implementación de la estrategia climática”.

    Por su parte, el exministro de Medio Ambiente Pablo Badenier, manifestó que “para que la carbono neutralidad sea posible, no es recomendable que la elaboración e implementación de los planes sectoriales de mitigación y adaptación estén a cargo de los propios ministerios que regulan o fomentan la actividad. Es necesario que el Ministerio del Medio Ambiente tenga mayor liderazgo para impulsar una estrategia ambiciosa para el país”.

    El jefe medio ambiente de Elías abogados, Jorge Cash advirtió que “la cantidad de indicaciones permite anticipar una tramitación de largo aliento si no existe un adecuado equilibrio entre las urgencias del país en materia de cambio climático y la existencia de grandes acuerdos políticos que permitan abordarlas”.

    Por último, el exsubsecretario de Medio Ambiente, Jorge Canals, dijo que lo más relevante del proyecto, “está dado porque dota al Estado de instrumentos que permitan dar a la acción climática de coherencia y de sentido de Estado, con políticas que superen las contingencias políticas”.