Codelco logra permiso ambiental para iniciar exploraciones en el Salar de Maricunga

    La iniciativa, con una inversión de US$ 15 millones, involucra una campaña de exploración que se iniciaría en abril del próximo año con una extensión entre seis y 10 meses.

    Con una votación unánime, la tarde de este jueves Codelco logró otro paso en su objetivo de prospectar un eventual desarrollo del litio. Tras recibir el 28 de octubre la recomendación del Servicio de Evaluación Ambiental de Atacama (SEA) para aprobar la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) presentada por la cuprífera para la exploración del Salar de Maricunga, hoy la Comisión de Evaluación Ambiental de Atacama resolvió por 10 votos contra cero calificarlo favorablementDee.

    Si bien queda aún un largo camino para dar con un proyecto de extracción del mineral no metálico como tal, la iniciativa -que contempla una inversión de US$ 15 millones- busca hacer una campaña de exploración por entre seis y 10 meses en terreno, para desarrollar una caracterización robusta en aspectos hidrogeológicos de las salmueras, lo que permitirá conocer las concentraciones de litio y otros elementos necesarios para decidir el avance hacia nuevas etapas de estudio de esta iniciativa.

    A través de un comunicado, la estatal detalló que la campaña de exploración se iniciaría en abril del próximo año, y tendrá una duración mínima de seis meses y máxima estimada de 10 meses en terreno. «Dependiendo de sus resultados, específicamente de las concentraciones de litio disuelto en las salmueras de dichas propiedades mineras, Codelco definirá si es medioambiental y económicamente viable continuar con el desarrollo de las siguientes etapas del proyecto», sostuvo.

    Según explicó la Corporación en el escrito, la Política Nacional del litio y la Gobernanza de los Salares, emitida en 2016, solicitó a Codelco que, en conjunto con el Ministerio de Minería, evaluara la factibilidad de explotar el litio existente en el Salar de Maricunga, mediante alianzas público-privadas, considerando el respeto y el cuidado de los ejes sociales, económicos y ambientales.

    «La materialización de este encargo se tradujo en el levantamiento de información para la caracterización ambiental realizada entre 2018 y 2019 y la presentación y tramitación de la DIA durante 2020», agregó.

    Fuente: Diario Financiero, 6 de noviembre de 2020.