Pandemia y cambio climático: las prioridades de Joe Biden como Presidente de Estados Unidos

    El Mandatario electo nombrará este lunes a un grupo de 12 científicos y expertos sobre el Covid-19. También reintegrará a EE.UU. al Acuerdo de París. Las otras principales temáticas en las que ya trabaja su equipo de transición, con Kamala Harris, son la reconstrucción económica y la equidad racial.

    Con un triunfo confirmado y celebrado el sábado por la noche tanto en las calles por seguidores demócratas, como por el presidente electo, Joe Biden, y la vicepresidenta electa, Kamala Harris, en su evento en Delaware con miles de partidarios desde sus autos, el futuro mandatario ya tiene claro lo que hará en su día número uno en la Casa Blanca el 20 de enero de 2021: atacar la pandemia del coronavirus.

    En su discurso del sábado en Wilmington, Delaware, Biden dijo que el país no podría reparar su economía o que fuera posible que la gente “disfrutara de los momentos más preciosos de la vida” hasta que la pandemia estuviera bajo control. En esa línea, reveló sus planes para nombrar este lunes a un grupo de 12 científicos y expertos líderes como “asesores de transición” para ayudar a formular un plan Covid-19 que se convertiría en “un plan de acción” cuando asuma el cargo el próximo año. “Ese plan se basará en la ciencia fundamental”, dijo.

    También, Biden ha señalado anteriormente que su principal prioridad será demostrar un enfoque federal de la pandemia mucho más contundente que la estrategia de Trump de dejarlo en manos de los estados. Los asesores del Presidente electo han revelado que usaría el poder de su cargo para invocar la Ley de Producción de Defensa, la ley de la era de la Guerra de Corea, que permite al Presidente ordenar a las empresas que fabriquen productos necesarios para la defensa nacional, para acumular suministros como la producción de test de Covid-19 y equipos de protección.

    Por otro lado, a Biden le gustaría imponer un mandato para la mascarilla obligatoria a nivel nacional; sin embargo, sus asesores han llegado a la conclusión de que no tiene la autoridad legal para hacerlo. Por lo tanto, intentará aumentar el uso de la mascarilla de otras formas, exigiéndola, por ejemplo, en todas las propiedades federales y en todo el transporte interestatal.

    Existen ansias y altas expectativas de que Joe Biden retire muchas de las medidas impuestas por Donald Trump durante sus cuatro años. Para ello, Biden deberá recurrir al Congreso, sin embargo, los demócratas solo tienen el control de la Cámara de Representantes. El Senado sigue en manos de los republicanos. “Los esfuerzos para promover una agenda más liberal sobre los derechos civiles y las relaciones raciales, piezas centrales del discurso de Biden durante su campaña, pueden fallar”, sostiene The New York Times. Así, ante una eventual incapacidad de revertir medidas a través del Congreso, se realza la importancia de las acciones ejecutivas que su administración podrá tomar.

    Son cuatro las prioridades del próximo gobierno estadounidense, reveladas en una actualización del sitio web de Biden-Harris denominado Build back better (Reconstruir mejor), enfocado ahora en la transición. Así, además de la pandemia, las otras tres prioridades son la recuperación económica, la equidad racial y el cambio climático.

    Sobre este último punto, Biden ha afirmado que en las primeras horas después de que preste juramento al cargo en el frente del Capitolio al mediodía del 20 de enero, enviará una carta a la ONU indicando que el país se unirá al esfuerzo global para combatir el cambio climático, revirtiendo la decisión de Trump de retirarse del acuerdo climático de París que incluye a más de 174 países.

    También ha dejado en claro que comenzará a usar inmediatamente las acciones ejecutivas para restablecer el régimen de regulaciones ambientales de Barack Obama que Trump deshizo durante su administración. Biden buscará que Estados Unidos transite hacia una energía 100% limpia y alcance emisiones netas de carbono cero para 2050.

    Sobre la prioridad de reconstruir la economía, el Presidente electo “tiene un plan para crear millones de empleos bien remunerados, facilitar a los trabajadores la organización de sindicatos y la negociación colectiva, y brindar a las familias trabajadoras de Estados Unidos las herramientas, las opciones y la libertad que necesitan para reconstruir mejor”, se lee en el sitio Build back better. “Eso comienza con una estrategia real para hacer frente a la pandemia. No podemos resolver la crisis del empleo hasta que resolvamos la crisis de la salud pública”, se detalla. Biden buscaría un paquete de estímulo masivo, que incluya más asistencia para el desempleo y estímulo directo. A largo plazo, buscará proyectos de ley como la Ley de Protección del Derecho de Sindicación.

    Con respecto de la equidad racial, el equipo de transición sostiene que “la crisis económica ha golpeado especialmente duro a las comunidades negras y latinos, con el desempleo entre los negros, los latinos, y los nativos americanos a niveles más altos, y los negocios de propiedad de negros, latinos y asiáticos americanos han cerrado en tasas alarmantes”. “También estamos viendo un ajuste de cuentas a nivel nacional por la justicia racial y los trágicos costos humanos del racismo sistémico en los asesinatos de hombres, mujeres y niños negros”, se agrega.

    El día después

    Tras las acaloradas celebraciones de Biden y los polémicos tuits de Trump, que se niega a asumir la derrota, ambos retomaron hoy sus rutinas. Joe Biden fue a misa y al cementerio a visitar las tumbas de su hijo fallecido en 2015, su primera esposa y su pequeña hija, mientras que Trump volvió a jugar golf en su club en Virginia, donde fue recibido por seguidores y manifestantes opositores.

    Los medios sostenían que Trump, 24 horas después de conocido el triunfo de Biden, no ha querido asumir la derrota. De hecho, trascendió que Jared Kushner, yerno y asesor principal del Presidente, luego de que funcionarios de campaña le expusieran las pequeñas posibilidades de cambiar el resultado de la contienda, pidió a algunos de los asesores políticos que fueran a la Casa Blanca para exponerle la situación a Trump.

    Una fuente sostuvo a CNN que la primera dama Melania Trump también le ha dicho al Presidente que llegó el momento de que acepte la derrota electoral.

    Sin embargo, un funcionario de la Casa Blanca luego refutó los reportes de que Kushner aconsejó al Presidente conceder las elecciones y señaló que, en cambio, le estaba diciendo que buscara “recursos legales”.

    Fuente: La Tercera, 8 de noviembre de 2020.