Con desconexión de Bocamina I Enel Generación Chile alista salida de segunda unidad para mayo de 2022

    La salida de la primera unidad se materializó el último día de 2020, en un procedimiento que se adelantó tres años respecto al compromiso inicial acordado en el plan de descarbonización.

    Enel Generación Chile procedió a la desconexión y cese de operaciones de la Unidad 1 de Central Bocamina, de 128 MW de capacidad instalada en Coronel, con lo que se prepara para el retiro de la Unidad 2 de esta central, previsto para no más allá de mayo de 2022.

    De esta manera y luego del cierre de la Central Tarapacá, el 31 de diciembre de 2019, la compañía avanza en el proceso de descarbonización de su matriz de generación, adelantando en tres años el plazo comprometido para el término de la operación de esta unidad.

    Ejecutivos

    “Hoy damos un nuevo paso para alcanzar la descarbonización de nuestra matriz de generación en Chile y así, continuar liderando una transición energética justa para todos, basada en el desarrollo de energías renovables. Junto con la desconexión de la Unidad I de Bocamina, que adelantamos en 3 años, seguimos a paso firme en la ejecución de nuestro plan de crecimiento de proyectos renovables, con una cartera actualmente en construcción de alrededor de 1,3 GW, para añadir un total de aproximadamente 2,4 GW de energía limpia en 2023”, dijo Paolo Pallotti, gerente general de Enel Chile.

    Enel decidió anticipar la suspensión gradual de ambas unidades de Bocamina, y en julio del presente año, Enel Generación Chile recibió la autorización de la Comisión Nacional de Energía para desconectar la Unidad 1 de la Central Bocamina.

    “Todo este trabajo ha sido planeado siguiendo los lineamientos de nuestra estrategia de desarrollo sostenible y hacen que esta decisión tenga impactos positivos desde el punto de vista ambiental, económico y social. Estamos desarrollando un plan para definir la forma en que podría ser reutilizado el sitio donde actualmente se encuentra la planta, descartando desde ya, la instalación de nueva generación de energía eléctrica que no sea de fuentes renovables”, aseguró Michele Siciliano, gerente general de Enel Generación.

    La salida de Bocamina I consideró alternativas laborales a la totalidad de los trabajadores que se desempeñaban en la unidad que fue retirada del sistema. “En este sentido, las 28 personas que cumplían labores en Bocamina 1, accedieron a distintas opciones de recapacitación para integrarse en otras líneas de negocio de la compañía, alternativas de reinserción laboral para quienes optaron por otros proyectos profesionales y planes de salida para aquellos que decidieron no seguir en la compañía”, informó la generadora.