En la minería, consumo eléctrico representa casi dos tercios de emisiones de carbono totales

De allí que se estime que la entrada de contratos ligados a fuentes renovables podría reducir fuertemente el indicador a partir de 2023.

La industria minera local se encuentra en una decidida carrera por disminuir las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI), lo que se vio reflejado en el compromiso firmado por las grandes compañías socias del Consejo Minero —que representan el 97% de la producción local—, en la que cada una estableció metas individuales.

De este documento, la gran mayoría de los compromisos estaba ligado a la generación de energía que es utilizada por las faenas. Es que según se reporta en el último informe publicado por la Comisión Chilena del Cobre, estas emisiones indirectas representan cerca de un 62% del total de la industria.

Es por eso por lo que la energía jugará un rol clave en el sector, donde ya se comienza a ver la entrada en funcionamiento de contratos de suministro de energía renovable, en un contexto en que las faenas necesitarán cada vez mayor uso del recurso para conseguir el mineral, considerando que los yacimientos son más viejos.

Con todo, al 2019 (última cifra disponible), las emisiones totales del sector fueron un 20% menores a las registradas durante 2017, y un 4% más bajo que en 2018. Ello se atribuye, principalmente, a la caída en las emisiones indirectas, de un 30% respecto al 2017 y de un 8% comparadas al 2018. Lo anterior, a su vez, se explica por la reducción en el factor de emisión del nuevo Sistema Eléctrico Nacional, que tras la interconexión, accedió a una matriz de generación más diversificada con generación eléctrica hidráulica y de energías renovables no convencionales, entre otras, mientras que en el SING la generación era en gran parte térmica.

Según explica el vicepresidente ejecutivo de Cochilco, Marco Riveros, el porcentaje de potencial uso de energías renovables, respecto de la demanda total de electricidad de la minería del cobre, hoy es del 10,5%, principalmente de fuentes solares y eólicas. ‘Se estima que se cuadruplicará al 2023, ya que alrededor de un 50% de la demanda de electricidad total de la minería del cobre provendría directamente de energías renovables. En este contexto, se puede estimar que la industria minera del cobre ya tendría un 50% menos de emisiones indirectas a partir del 2023’.

Renovables

Desde el Consejo Minero, destacan el rol que jugarán las energías renovables en cumplir con sus metas de reducción de carbono, gracias a los contratos de suministro eléctrico basados en fuentes renovables que las empresas mineras están masivamente suscribiendo, y que al año 2023 representarán un 65% de su consumo eléctrico.

‘El desafío para la autoridad es que el país cuente con un sistema de certificación del origen renovable del suministro eléctrico, de modo que los clientes puedan acreditar con respaldo oficial la reducción de sus emisiones indirectas. Con esto, informes como el de Cochilco dejarían de calcular las emisiones indirectas con un único factor de emisión del sistema eléctrico nacional, y tendrían que empezar a calcularlas según los contratos de suministro de cada cliente’, asegura el gerente de estudios del Consejo Minero, José Tomás Morel.

Respecto al uso de combustibles, el principal responsable de las emisiones directas, desde el gremio minero explican que la expectativa es que los fabricantes mundiales de camiones de alto tonelaje desarrollen lo antes posible unidades comerciales de bajas emisiones, ya sea con baterías eléctricas o con celdas de combustibles a hidrógeno, para lo que las empresas del sector están contribuyendo a nivel local y global.

En tanto, desde el Ministerio de Minería también destacaron el alza de contratos renovables por parte de las mineras, que incluso ya han entrado en funcionamiento, como con Enami, El Abra y Zaldívar.

‘Tenemos que destacar que los importantes recursos energéticos renovables de Chile están localizados, en general, cerca de las faenas mineras, lo que nos permitirá utilizar ese potencial para producir hidrógeno verde, combustible que será clave para seguir avanzando hacia una minería más verde’, aseguró el biministro de Energía y Minería, Juan Carlos Jobet, quien además resaltó que las energías limpias impulsarán, gracias a su menor costo, el uso de la desalinización del agua.

Fuente: El Mercurio