Agua desalada, tecnificación de riego y más: Así es el plan contra la sequía que presentó el gobierno

    Más de 100 comunas del país tienen emergencia hídrica y seis regiones cuentan con la denominación de emergencia agrícola debido a la escasez de agua. Al respecto, el presidente Piñera anunció una serie de medidas para enfrentar la crisis climática. Aquí, todos que debes saber sobre el proyecto.

    El último Informe del Panel de Expertos de las Naciones Unidas reveló que el daño ambiental es mucho mayor al proyectado e irreversible. Ya no debemos hablar de cambio climático, sino que de crisis climática.

    En ese sentido, Chile es una de las 10 naciones más vulnerables: reúne siete de las nueve condiciones de vulnerabilidad definidas por las Naciones Unidas.

    Hasta el momento, 135 comunas se encuentran con escasez hídrica. Además, se declaró emergencia agrícola en las regiones de Coquimbo, Valparaíso, O’Higgins, Maule, Los Lagos y RM.

    Ante estos antecedentes, el presidente Sebastián Piñera presentó un plan contra la sequía. “Para financiar las medidas que nos permitirá enfrentar esta sequía y escasez hídrica hemos creado un fondo de emergencia con 100 mil millones de pesos que se van a destinar a complementar los recursos para poder ayudar a los pequeños agricultores, para fomentar la transformación productiva”, explicó el presidente.

    En definitiva, el plan cuenta de cuatro ejes específicos para asegurar el abastecimiento para el consumo humano del agua y, además, la producción de alimentos.

    Uso de agua desalada

    En este punto, el objetivo dar un impulso a la desalación, especialmente en las regiones de Coquimbo y de Valparaíso, para aumentar la disponibilidad de agua.

    Se inaugurará la primera planta desaladora estatal, construida en la región de Atacama y que abastecerá a 210 mil personas de las comunas de Caldera, Copiapó, Chañaral y Tierra Amarilla. Contará una capacidad de producción de 1.200 litros por segundo y significó una inversión de US$250 millones a través de Corfo.

    Tecnificación de riego para la producción de alimentos

    El objetivo es proveer de agua al sector agrícola junto al avance en la tecnificación de riego. Continuará el plan de construcción de 26 embalses impulsados durante este gobierno.

    Del mismo modo, se dará discusión inmediata al proyecto de prórroga de la Ley de Riego 18.450 por otros 12 años. Esta ley ha permitido importantes inversiones en el sector agrícola.

    Se creará un Fondo Especial de Sequía, que permitirá aumentar los recursos en la ley de riego para superar los 110 millones de dólares de inversión por año en 2021 y 2022; y un fondo de investigación estratégica en sequía por 6.000 millones de pesos, para diseño de políticas públicas, normativas, estudios y soluciones tecnológicas para hacer frente a la sequía.

    Agua potable rural

    Se aumentarán los recursos invertidos y ampliar la cobertura del programa de Agua Potable Rural (APR) del Ministerio de Obras Públicas en un 21%, para beneficiar a 645 familias que se abastecen mediante sistemas comunitarios de agua potable rural.

    Uso eficiente en ciudades

    Se sancionarán los usos no responsables de agua en los periodos de sequía extrema. Esto se hará mediante un trabajo coordinado con los municipios para la creación de ordenanzas municipales que sancionen el riego de jardines durante el día, riego por tendido de parques y plazas, lavado de autos con manguera, apertura de grifos, entre otros usos irresponsables del agua.

    Al mismo tiempo, se harán las modificaciones correspondientes para tener un sistema de tarificación por bloques y ampliar el castigo al sobreconsumo.

    Asimismo, habrá una modificación del Decreto Supremo N°90 para prohibir las descargas de emisarios submarinos sanitarios con tratamiento primario. De esta forma, las empresas sanitarias que operan en la costa tendrán que realizar obligatoriamente un tratamiento secundario, de forma que las aguas residuales podrán tener un uso industrial o agrícola.

    Por lo demás, las empresas sanitarias deberán reducir la pérdida de agua en las redes de distribución, ya que actualmente el 33% del agua producida no llega a los usuarios y se pierde en las tuberías por diversas causas. Con este plan se reducirán las pérdidas a un 25% el 2030.

    Fuente: Chilevisión Noticias