Aprobación de Dominga iría en sentido contrario al informe de cambio climático de Naciones Unidas

    En la sesión de la comisión de Medio Ambiente del Senado Alejandra Donoso de ONG Defensoría ambiental, afirmó que el proyecto tiene problemas jurídicos y ambientales “graves” y que su instalación alteraría el ecosistema de la zona.

    En el contexto la comisión de Medio Ambiente y Bienes Nacionales del Senado para analizar la situación del proyecto minero-portuario DomingaFrancisco Cabrera, presidente de la Federación de Trabajadores del Medio Ambiente (Fenatrama) y Alejandra Donoso, directora ejecutiva de la ONG Defensoría Ambiental, afirmaron que la aprobación del proyecto va en contra de los resultados del último informe de Naciones Unidas que advierte que el calentamiento global se está acelerando.

    Cabrera señaló que la aprobación del proyecto «va en sentido contrario» del último Informe del Panel de Expertos para el Cambio Climático (IPCC) de las Naciones Unidas, ya que en este «se establece la urgencia de detener el calentamiento global disminuyendo las emisiones de gases efecto invernadero y la importancia que tiene el rol que juega la protección de los ecosistemas marinos y de la biodiversidad terrestre en las estrategias nacionales de mitigación y adaptación al cambio climático».

    También afirmó que a decisión de la Comisión Regional de Coquimbo del pasado 11 de agosto a favor del proyecto se tomó con la misma información con la que se rechazó en 2017 por el Comité de Ministros, lo que significa una vulneración a la opinión técnica de los funcionarios encargados de la evaluación. «Hay cosas que sucedieron que obviamente están por debajo, en la cocina se podría llamar, de lo que fue la evaluación ambiental del proyecto», sostuvo.

    Donoso en tanto, señaló que el proyecto minero-portuario tiene problemas de índole jurídica, técnico ambiental y ambientales «graves». Esto porque su instalación tanto en tierra como en mar alteraría el ecosistema de la zona que por sus características «podrían ayudarnos a buscar los mecanismos para tener mejores posibilidades de resiliencia y adaptación frente al cambio climático».

    La abogada destacó que estos sitios de tratan de «hotspot de biodiversidad, de los cuales hay pocos en el mundo», con riqueza endémica y la función de retención de carbono que, «nos permite aventurar, sin mucho riesgo de equivocarnos, que allí hay una respuesta frente al cambio climático», dijo.

    Fuente: Diario Financiero