“Lavado de imagen” y “lejano al proceso constituyente”: el análisis de la última gira del Presidente Sebastián Piñera

    La no firma del Tratado de Escazú y las vulneraciones a los derechos humanos serían parte de la «mochila» con la que carga el mandatario.

    “Una gira marcada por conceptos y problemas propios”, es como califica a la gira europea del Presidente Sebastián Piñera, el analista internacional y académico de la Universidad del Desarrollo, Mladen Yopo.  Y es que, si bien el mandatario supo subirse al debate de temas trascendentales a nivel internacional, como la lucha contra la pandemia y el cambio climático, cada uno de estos, afirma el analista, tienen una mochila de sucesos propios del país.

    “Fue una gira donde se trató de asumir los temas principales de la agenda mundial, como el tema de las vacunas,  ciertos acuerdos frente a la posibilidad de generar un banco de vacunas más amplio, el tema del cambio climático, de la COP26, pero con algunas mochilas. En resumen, fue una gira que si bien empatizó con los grandes temas mundiales, tenía limitaciones propias sobre el quehacer del país en materias internas y externas”, aseguró Yopo en conversación con nuestro medio.

    Como se sabe, la gira del Jefe de Estado finalizó este sábado con una reunión con científicos de la Universidad de Oxford, pero días previos también incluyó encuentros con el Primer Ministro de Reino Unido, Boris Johnson;  el mandatario italiano, Sergio Mattarella; el francés, Emmanuel Macron; y hasta con el papa Francisco en el Vaticano.

    No obstante, el analista recordó que previa a su salida, Amnistía Internacional ya había advertido a estos mandatarios de poner énfasis en el manejo de los derechos humanos en las reuniones que mantuviesen con Sebastián Piñera, esto debido a las diversas denuncias que surgieron al respecto a partir del 18 de octubre.

    Además, para Yopo, el hecho de que Piñera haya cerrado la gira resaltando su plan sanitario y compromiso medioambiental, que incluye el apoyo a la producción de hidrógeno verde, contrasta totalmente con la no firma del tratado de Escazú, así como con la reciente aprobación del Proyecto Dominga.

    Respecto de la imagen del Gobierno a nivel internacional, a raíz del proceso constituyente, el académico agregó que  “los analistas lo ven lejano de esto porque de alguna forma este gobierno desechó lo que fue el proceso iniciado por la presidenta Bachelet de la Asamblea Constituyente, un proyecto que quedó muerto en el Congreso, y también porque fue un error del propio oficialismo oponerse con fuerza a este proceso constituyente. Fueron los que llamaron a marcar el voto contrario”.

    En esa misma línea, para el integrante de la Coordinadora de Víctimas de Trauma Ocular, Felipe Riquelme, este último viaje de Piñera podría configurar una maniobra proyectando que, a su salida del Gobierno, no tendría el blindaje suficiente para evadir juicios internacionales por las vulneraciones de DD.HH. cometidas por órganos del Estado en el marco del estallido social.

    “Creemos que Piñera está haciendo un lavado de imagen y consolidando su protección para el término de su gobierno. Él sabe que las graves violaciones de DD.HH. le marcan una persecución judicial a nivel internacional, sobre todo en la parte jurídica. Esta gira es un blindaje que él está haciendo. Está visitando Francia, España, Reino Unido, tratando de generar un bloque a esta persecución política y judicial sobre las violaciones a los DD.HH. que vendrán cuando él deje el Gobierno”, afirmó.

    Finalmente, Riquelme recordó que el Gobierno no solamente no ha tenido la voluntad de acercamiento para con las familias de las víctimas, sino que ha ofrecido un plan insuficiente de reparación. Asimismo, puntualizó que esto se da en un contexto en el cuál se han extendido innecesariamente los juicios de los llamados “presos de la revuelta”, lo cual también ha sido puesto en tela de juicio por diversas organizaciones internacionales.

    Fuente: Diario U. de Chile