Arremetida asiática por el clima: ADB y China dan a conocer sendos fondos de protección ambiental

    El Banco Asiático de Desarrollo comprometió US$100 mil millones para proyectos climáticos, mientras que el presidente Chino anunció US$ 232 millones en protección de la biodiversidad.

     El jefe del Banco Asiático de Desarrollo (BAD) dijo el martes que aumentará sus objetivos de financiamiento climático en $ 20 mil millones a un nuevo objetivo de $ 100 mil millones para el período 2019-2030 y apunta a lanzar un programa para retirar las centrales eléctricas de carbón en la conferencia climática COP26 a realizarse en Escocia el próximo mes.

    Los planes, revelados por el presidente del BAD, Masatsugu Asakawa,aumentan un objetivo anterior de US$80.000 millones  para el financiamiento climático para los países en desarrollo de Asia anunciados en 2018.

    «La lucha contra el cambio climático se ganará o perderá en Asia y el Pacífico, y estamos comprometidos a servir como banco climático y socio climático a largo plazo para nuestra región», dijo Asakawa.

    Los US$ 20 mil millones adicionales en apoyo financiero brindarán apoyo para los esfuerzos de mitigación del clima, incluidas las fuentes de energía con bajas emisiones de carbono, los proyectos de adaptación al clima y los proyectos del sector privado.

    Asakawa dijo que el BAD ahora planea US$ 66 mil millones en financiamiento para el financiamiento de la mitigación del clima hasta 2030, incluso para nuevas inversiones en almacenamiento de energía, eficiencia energética y transporte con bajas emisiones de carbono. El prestamista, con sede en Manila, planificará un financiamiento para la adaptación climática de US$ 34 mil millones, incluidos proyectos de adaptación agrícola, urbana y de agua.

    El banco también planea impulsar sus operaciones en el sector privado para atraer más capital que financie nuevas tecnologías e innovaciones climáticas, utilizando US$ 12 mil millones de su balance general para atraer hasta US$ 30 mil millones en nuevo capital privado, debido a la mayor demanda de dicho financiamiento, dijo Asakawa.

    Los planes fueron presentados el martes a la secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, quien había convocado una reunión con bancos multilaterales de desarrollo, incluido el BAD y el Banco Mundial (BM), para discutir sus esfuerzos para impulsar el financiamiento climático en línea con los Acuerdos de París de 2015.

    En agosto se conoció que ADB estaba trabajando con las principales firmas financieras para desarrollar un mecanismo para comprar plantas de energía a carbón en Asia y retirarlas anticipadamente para reducir la mayor fuente de emisiones de carbono a la atmósfera.

    Asakawa dijo que el grupo ha terminado un estudio de viabilidad inicial y ahora se está embarcando en un estudio más largo del concepto en tres países objetivo: Vietnam, Filipinas e Indonesia.

    ADB y sus socios, incluida la aseguradora británica Prudential, Citi  y HSBC, más BlackRock Real Assets, tienen como objetivo completar y lanzar un fondo de inversión piloto en 2022 y realizar su compra inicial de la planta de energía el próximo año o principios de 2023.

    El concepto no está incluido en los objetivos generales de financiamiento climático del ADB, porque la mayor parte del dinero provendrá de inversionistas privados y fuentes de donantes, incluidos filántropos, explicó Asakawa.

    «La lucha contra el cambio climático se ganará o perderá en Asia y el Pacífico, y estamos comprometidos a servir como banco climático y socio climático a largo plazo para nuestra región», dijo el presidente del Banco Asiático del desarrollo, Masatugu Asakawa.

    «Incluso ahora, algunos filántropos ya han mostrado interés en invertir en esta nueva iniciativa. Así que planeamos lanzar el ETM en la COP26, en Glasgow», expresó el directivo.

    Dijo que esperaba presentar el concepto en la COP26 junto con el ministro de Finanzas de Indonesia, Sri Mulyani Indrawati, y el ministro de Finanzas de Filipinas, Carlos Domínguez, dos de los «países piloto» del proyecto.

    Agregó que hay interés entre otros países en desarrollo de Asia por participar en los planes de retiro del carbón, y que «más y más» países probablemente se unan a la iniciativa más adelante.

    LA PROMESA DE KUMMING

    «Me gustaría anunciar la iniciativa de China de establecer un Fondo de Biodiversidad de Kunming y empezar invirtiendo US$ 232 millones para apoyar la protección de la biodiversidad en los países en desarrollo», anunció por su parte el martes el presidente chino, Xi Jinping.

    «China también hace un llamamiento y recibirá de buen grado las contribuciones de otros al fondo», agregó el líder chino durante su discurso, en el que no aportó más detalles al respecto.

    Según Xi, la pandemia de COVID-19 ha supuesto un desafío añadido para los países en desarrollo, que en estos momentos se enfrentan a «una doble tarea de recuperación económica y protección medioambiental», por lo que «son quienes más ayuda necesitan».

    La cumbre, que se celebra hasta el próximo viernes y de manera virtual en Kunming, es solo la primera parte de la XV Conferencia de las Partes de la Convención de Biodiversidad, mientras que está previsto que la segunda parte se realice de manera presencial en la misma ciudad entre el 25 de abril y el 8 de mayo de 2022.

    En ella, según la página web del Programa de las Naciones Unidas para el Medioambiente (PNUMA), se intentará «acordar una nueva serie de objetivos para la naturaleza durante la próxima década».

    Fuente: América Economía