Descarbonización: presentan proyecto que prohíbe generación con combustibles fósiles desde 2030

    La iniciativa legal fue presentada por los integrantes de la Comisión de Minería y Energía del Senado.

    Los senadores Guido Girardi (PPD), Yasna Provoste (DC), Alejandro García Huidobro (UDI), Isabel Allende (PS) y Alejandro Prohens (RN), integrantes de la Comisión de Minería y Energía de la Cámara Alta, ingresaron un proyecto de ley que promueve la generación de energías renovables, en que se prohíbe inyectar al Sistema Eléctrico Nacional, a partir del primero de enero de 2030, energía eléctrica cuya fuente primaria sea la combustión de sustancias fósiles.

    De acuerdo con los antecedentes presentados por los legisladores, «en búsqueda de soluciones integrales para el abastecimiento del país con energías renovables, es necesario una transición energética sostenible para planear estrategias, y actuar así bajo la premisa de lograr un cambio efectivo en los próximos años. La posibilidad de abastecimiento energético con Energías Renovables en Chile ya es una realidad, y se espera que para el año 2050 «el 70% de las energías que mueven al país provengan de Energías renovables no convencionales».

    «Es necesario considerar que este será un avance progresivo y que el país cuenta con una alta capacidad para el desarrollo en esta área El desarrollo del país está fuertemente ligado al consumo energético, por eso la importancia de las cuotas de energías renovables con metas proyectadas para el 2030 y el 2050; esto aportaría un sistema virtuoso donde la economía, la sociedad y el medioambiente se verán beneficiados», indica la iniciativa legal.

    Hidrógeno verde

    Dentro de los antecedentes expuestos por la comisión, se plantea que el hidrógeno verde es un factor para acelerar el uso de energías renovables, pues «cuenta con la particularidad de permitir cumplir las mismas funciones que los combustibles fósiles en la generación de energía. También permite ser aplicado en las distintas industrias del país y en la descarbonización de la industria del transporte, con un menor impacto ambiental que sus alterativas».

    «Las formas principales para almacenar el hidrógeno corresponden al almacenamiento en su forma gaseosa bajo una gran presión, y la de almacenamiento en su forma líquida. Tal capacidad de ser almacenado permite incorporar una variedad de estrategias de utilización del hidrógeno, como por ejemplo, la incorporación de hidrógeno en estado gaseoso a las redes de gas existentes y, eventualmente, el reemplazo total del gas por el hidrógeno», se indica.

    Y se añade: «Chile cuenta con una estrategia nacional alrededor del hidrógeno verde en el desafío de alcanzar la generación de energía limpia. Esta fuente es protagonista en la transición energética hacia un sistema eléctrico construido en base a las energía. En general, se considera al hidrógeno como una oportunidad para posicionar a Chile como un gran a nivel mundial. Considerando la gran capacidad de Chile para aprovechar las energías renovables debido a las condiciones geográficas únicas del país. La producción y almacenamiento de hidrógeno permite avanzar tempranamente hacia un sistema eléctrico, con fuentes de energías totalmente renovables. Incluso hasta un punto que permita posicionar a Chile como un exportador de energías renovables al resto del mundo».

    Revista EI