La ONU reconoce el «derecho humano a un medioambiente limpio, sano y sostenible»

    La medida alienta a los países a adoptar políticas acordes a este fin, a tan solo días de la COP 26. A su vez, la organización internacional creó la figura de un relator de cara a la protección de los derechos humanos frente al cambio climático.

    El 8 de octubre pasado el Consejo de Derechos Humanos de la ONU aprobó una resolución que reconoce el vivir en un medio ambiente sin riesgos, saludable, limpio y sostenible, como un derecho humano, del cual dependemos, ya que sin este difícilmente se puede disfrutar de los otros derechos, tal como la salud o la misma vida.

    El principal impulsor de esta iniciativa fue Costa Rica, país que destaca que el derecho a un medio sostenible y limpio está interconectado con otros principios previamente reconocidos en el derecho internacional, lo que significa que son de aplicación universal. “Se trata de una aspiración común, de personas en todas partes del mundo. Aprobar esta resolución será un mensaje común y poderoso para quienes luchan contra las dificultades ambientales, para decirles que no están solos, que sus voces son escuchadas”, señaló una diplomática costarricense que presentó la iniciativa según el medio DW en español.

    Un total de casi 50 países, entre los cuales está Chile, España, Ecuador y Uruguay, son copatrocinadores de la resolución. En la negociación, Rusia planteó diferentes enmiendas con el fin de reducir su alcance, porque desde el punto de vista del país más grande del planeta, declarar vivir en un medio ambiente sano es un derecho que está fuera del mandato del Consejo de Derechos Humanos. Estas requerimientos fueron rechazados por votación uno a uno.

    La resolución en cuestión incentiva a los países a crear capacidades de cara a favorecer la protección del medio ambiente y así cumplir sus obligaciones en cuanto respecta al campo de los derechos humanos, adoptar políticas acordes a este fin e intercambiar conocimientos entre ellos. Dentro del compromiso se encuentran países de todas las regiones como Corea del Sur, Alemania, Fiji, Namibia y Uruguay, los cuales ofrecieron sus argumentos de apoyo a esta propuesta.

    A pesar de sus objeciones, Rusia señaló que se abstendría en la votación con el fin de no obstaculizar un tema tan simbólico como este. En la misma línea, hicieron lo mismo Japón, China e India, por lo que se obtuvo como resultado que la resolución fue aprobada sin ningún voto en contra. Si bien Brasil votó a favor, previamente afirmó que su posición respecto al uso de los recursos naturales es un tema que cada Estado debe manejar soberanamente.

    En tanto, la más alta instancia de las Naciones Unidas, el Consejo de Derechos Humanos, creó a su vez la figura de relator de cara a la protección de los derechos humanos frente al cambio climático. “Es una señal fuerte, en particular con vistas a la próxima conferencia de las Naciones Unidas sobre el cambio climático (COP26)”, señaló la jefa de la delegación de la Unión Europea ante la ONU en Ginebra, la embajadora Lotte Knudsen.

    Respecto al relator, quien será nombrado por un periodo de tres años, se determinó que podrá formular recomendaciones, y a su vez, será el encargado de estudiar y determinar la influencia de los efectos adversos del cambio climático, incluyendo los desastres repentinos y los desastres de evolución lenta, con la garantía plena y efectiva de los derechos humanos.

    Fuente: Codex Verde