Atlas Mundial de Justicia Ambiental alerta impactos de minería verde del litio, grafito y cobre

    Considera clave por sus roles en el mundo del futuro, la minería verde de litio o cobre conlleva serios impactos sociales que tensionarán aún más la lucha contra la conservación de la biodiversidad y áreas naturales claves del planeta, de acuerdo al último Atlas Mundial de Justicia Ambiental. Chile tiene masivas reservas de ambos.

    El Atlas de Justicia Ambiental ha publicado un informe que documenta algunos de los impactos sociales y ambientales de la denominada minería del litio, cobre y grafito.

    Esta minería, denominada “verde” porque suministra materia prima para la industria de transición energética, afecta, entre otros, a Argentina, Chile, Bolivia, Perú, Ecuador, Panamá, México, Estados Unidos y Canadá.

    El informe, que recoge 25 casos, documenta cómo la industria minera mundial se ha posicionado rápidamente como la solución a la crisis climática.

    De hecho cuenta con empresas y países compitiendo por proporcionar los 3 mil millones de toneladas de metales y minerales que, según algunas estimaciones, se necesitarán en los próximos 30 años para impulsar la transición energética.

    El informe alertó que esta minería “ya se está expandiendo rápidamente en ecosistemas frágiles y biodiversos”.

    En América, eso incluye a la Amazonia y las selvas tropicales, las zonas glaciares, las salinas, las cordilleras y zonas húmedas.

    “Zonas de vital importancia para el suministro de agua dulce, el mantenimiento de la vida y la regulación de nuestro clima mundial”, concluyeron.

    “Fiebre por metales y minerales”

    “Esta fiebre por metales y minerales se está convirtiendo en una oportunidad financiera sin precedentes para las empresas mineras”, según el informe.

    “El fuerte aumento en la presión extractiva de metales y minerales está profundizando en la crisis ambiental y social, convirtiendo uno de los orígenes de la crisis climática en un aparente pilar para su solución”, se lee en el documento.

    El informe también advirtió que una transición energética que dependa en gran medida de la extracción de nuevos materiales “reforzará las injusticias y la insostenibilidad que han agravado la crisis climática en la que nos encontramos a nivel mundial”.

    Según la investigadora del Instituto de Ciencias y Tecnologías Ambientales de la Universidad Autónoma de Barcelona (ICTA-UAB), Mariana Walter, “alrededor del 20% de los 3.550 conflictos socioambientales documentados en el Atlas de Justicia Ambiental corresponden a conflictos por la extracción de metales y minerales en el mundo”.

    A su juicio, la minería es la actividad más conflictiva documentada en el EJAtlas.

    “Una transición energética basada en la extracción minera no hará más que expandir e intensificar estos conflictos, tanto en el Sur como en el Norte del mundo”, alertó la investigadora.

    El Atlas de Justicia Ambiental documenta conflictos sociales en torno a temas ambientales.

    El trabajo está coordinado por un grupo de investigadoras comprometidas desde el ICTA-UAB, en colaboración con activistas e investigadores de todo el mundo.

    En esta oportunidad, el texto contó con la coordinación de MiningWatch Canadá y las comunidades afectadas de nueve países americanos.

    Litio, clave en el mundo del futuro

    Aparte de contar con masivas reservas de cobre, Chile también en uno de los países con mayor concentración de litio a nivel mundial.

    Ambos son claves en el mundo del futuro.

    Por ejemplo, de acuerdo a cifras de Gobierno, hoy en día un laptop usa 30 gramos de carbonato de litio.

    En una bicicleta eléctrica eso sube a 300 gramos.

    En tanto, un automóvil eléctrico contiene más de 20 kilos.

    Por su parte, un bus de las mismas características necesita más de 200 kilos.

    Fuente: Radio Bío Bío