Central Renca no podrá ser retirada antes de agosto de 2022 ante estrechez del sistema eléctrico

    Aunque Generadora Metropolitana buscaba desconectar el complejo a la brevedad, un informe del Coordinador Eléctrico concluyó que esa decisión podría afectar la seguridad de abastecimiento del sistema.

    Luego que en los últimos días el Coordinador Eléctrico enviara la primera señal de que podría postergar la salida de la central a carbón Bocamina II de Enel y después la Comisión Nacional de Energía (CNE) pidiera posponer el retiro de las dos unidades de la central Tocopilla de Engie, siguen las señales que ratifican el momento complejo que enfrenta el sistema eléctrico.

    El 10 de noviembre Generadora Metropolitana informó a la CNE que había decidido desconectar y cesar la operación de las dos unidades de la Central Renca a diciembre de este año, aludiendo a la necesidad de contribuir a los planes de descar bonización de la matriz energética y a la antigüedad de la Central. Así, esta central de respaldo que consta de dos turbinas diésel, que juntas alcanzan una potencia total de hasta 100 MW, ubicada en la comuna de Renca se alistaba a poner fin a su historia que se remonta a 1962.

    Dado sus altos costos, esta central no ha sido requerida para el despacho desde 2011. Por esto, la empresa solicitó que se le otorgara la exención del plazo de 24 meses para llevar a cabo la salida de las dos unidades a diésel de la central “en diciembre del presente año o a la brevedad posible”.

    Según la ley, ante solicitudes de retiro y desconexión de centrales, la CNE, antes de emitir su autorización, debe consultar previamente al Coordinador para que aquel emita un informe de seguridad al respecto. Sin embargo, el organismo puso la cuota de cautela: concluyó que la modificación solicitada para la central Renca –antes del plazo de 24 meses– “podría afectar la seguridad de abastecimiento del sistema”. Por esto, indicó que esta excepción “requiere ser reevaluada en agosto de 2022, una vez disponible el pronóstico de deshielo de la temporada 2022-2023.

    De esta forma, a pesar que la central no está actualmente en funcionamiento, su salida no se concretará antes de agosto de 2022.

    Según explicó la CNE al ser consultada, el informe señaló que el retiro de esta central en la fecha anticipada solicitada podía afectar la seguridad de abastecimiento del sistema. “Si bien la CNE aún no ha entregado una respuesta oficial a la empresa y está evaluando el informe y las conclusiones del Coordinador, las consideraciones de seguridad del abastecimiento serán fundamentales en dicha evaluación”, recalcó.

    Generadora Metropolitana señaló que la recomendación del Coordinador Eléctrico “es un paso dentro del proceso de nuestra solicitud de retiro anticipado. Por mientras, Renca 1 y 2 permanecerán dentro del sistema eléctrico”.

    La alarma en el Coordinador ya está activada, ya que desde julio ha identificado situaciones de indisponibilidad de centrales generadoras en base a combustible diésel. En una misiva del 23 de noviembre, informa a la Superintendencia de Electricidad y Combustibles (SEC) que la Central Nueva Renca –también de Generadora Metropolitana- presenta una falla que se extenderá por 90 días y que la mantendría fuera de servicio hasta febrero de 2022. Detalla que los estudios de seguridad -considerando el eventual retiro de las unidades 14 y 15 de Tocopilla, Bocamina II en Coronel y acogida a Estado de Reserva Estratégica (ERE) de la central Ventanas II durante el próximo año- “muestran una situación de altos niveles de consumo de diésel para el primer semestre de 2022, por lo que una falta de disponibilidad de las centrales que lo utilizan, podría implicar un déficit de suministro en el sistema”.

    Fuente: Diario Financiero