La industria solar fotovoltaica rechaza que la UE apoye al gas y la nuclear como Energías Verdes

    El sector, contrario a la propuesta del reglamento de taxonomía verde, que define las actividades «sostenibles», y reclama a la Comisión Europea que fomente las energías realmente limpias

    La industria del sector solar fotovoltaico rechaza la propuesta de la Comisión Europea para que se etiqueten como verdes la energía nuclear y la producción eléctrica con gas natural. Además, ha pedido a la Unión Europea que se concentre en la energía solar y en otras fuentes verdaderamente limpias a la hor de ejecutar sus políticas en materia de energía y clima.

    El Global Solar Council (GSC), organismo que representa a asociaciones nacionales, regionales e internacionales, así como a las principales empresas del sector solar, considera que incluir proyectos de gas natural y energía nuclear como inversiones ‘verdes’, tal y como pretende la UE, supondría “restar recursos a las fuentes verdaderamente renovables en la fase más crítica” de desarrollo de esta industria.

     

     

    La propuesta de la Comisión está recogida en el reglamento sobre taxonomía verde (que se está ultimando), un sistema de clasificación que establecerá la lista de actividades económicas «sostenibles», según criterios que deben basarse en la ciencia. Su objetivo es encauzar y prestigiar las inversiones del sector privado dirigidas a actividades que faciliten la transición ecológica y el cumplimiento de las políticas climáticas y ambientales de la Unión, lo que dará pie a recibir fondos comunitarios  y del Banco Europeo de Inversiones.

    Gran debate europeo

    La gran controversia se ha producido por la inclusión del gas y la energía nuclear en este litado de inversiones «sostenibles». En la práctica esto supondría que se podría financiar la construcción de nuevas centrales nucleares e incluso de gas, y que estos sectores podrían obtener la misma etiqueta de «sostenible» que la construcción de sistemas de paneles solares o turbinas eólicas.

    La industria fotovoltaica sostiene que la transición energética mundial exige que las inversiones se centren en las renovables y en las innovaciones en la red

    “Esta propuesta de la Comisión Europea es motivo de profunda preocupación, ya que alargará el periodo de transición hacia las energías limpias más de lo necesario. Está muy claro que el gas y la energía nuclear no son ecológicos”, señala José Donoso, director general de UNEF y presidente del Consejo Solar Global.

    Este sector sostiene que incluir el gas y la energía nuclear supondría restar recursos a las fuentes verdaderamente renovables en la fase más crítica de su desarrollo.

    Esta decisión de la Comisión también frenaría la tan necesaria inversión en almacenamiento, hidrógeno, redes inteligentes.

    De hecho, “esta decisión también frenaría la tan necesaria inversión en almacenamiento, hidrógeno, redes inteligentes y otras innovaciones que pueden permitir una mayor flexibilidad en la gestión de la demanda energética”.

    Donoso considera que “la energía solar y otras fuentes renovables ya han alcanzado precios notablemente bajos, por lo que sólo debemos centrarnos en cómo aprovechar al máximo estas tecnologías verdaderamente limpias y maduras”, añade. “La UE ha sido un modelo para el mundo en cuanto objetivos verdes y sostenibilidad, y esperamos que decida seguir por ese camino”, concluye.

    Fuente: La Vanguardia