A pesar de todo, el carbón aún proporciona energía al mundo

    Aunque su uso está a la baja en EE.UU. y Europa, el mineral sigue siendo más barato que la energía eólica o solar en muchos mercados emergentes.

    Pese a todo lo que se habla respecto a abandonar los combustibles fósiles para combatir el cambio climático, el carbón sigue reinando en gran parte del mundo. La cantidad de electricidad generada a partir del carbón aumentó un 7% en el mundo en desarrollo el año pasado, según el informe anual Climascopio de BloombergNEF que evaluó a más de 100 naciones. Representó el mayor repunte en cinco años.

    Si bien el consumo de carbón está en declive en Estados Unidos y Europa, el mineral sigue siendo más barato que la energía eólica o solar en muchos mercados emergentes. Esto lo convierte en una opción atractiva en China, India y otras naciones que buscan electricidad barata para sacar a los residentes de la pobreza. Desde comienzos de la década, el uso del carbón ha aumentado un 54% en el mundo en desarrollo, lo que presenta enormes desafíos para evitar impactos más graves por el cambio climático.

    «Si realmente queremos limitar el calentamiento global, debemos comenzar a reemplazar las plantas de carbón», dijo Luíza Demôro, autora principal del informe. «Si necesitamos basarnos en la economía, el cambio tomará mucho tiempo».
    Energía limpia desacelerándose
    El estudio también encontró que las inversiones en energía limpia cayeron un 21%, a US$ 133.000 millones, en los mercados emergentes el año pasado, con una reducción en las inversiones de China, India y Brasil.

    El informe se presenta a medida que los impactos del cambio climático se vuelven cada vez más severos. Solo en el último mes, gigantescos incendios forestales han devastado vastas áreas de Australia, diversas inundaciones han paralizado los servicios públicos de Venecia y millones de personas en California están en completa oscuridad para evitar que las líneas eléctricas encendidas provoquen incendios después de años de sequía.

    Compromiso con las emisiones
    El uso continuo del carbón en el mundo en desarrollo destaca la incómoda relación que el mundo tiene con el combustible. Si bien muchas naciones en desarrollo, incluidas China e India, se han comprometido a limitar las emisiones como parte del acuerdo climático de París, se enfrentan al dilema de también llevar electricidad asequible a las zonas rurales. China agregó 207,5 gigavatios de capacidad de carbón desde 2014 hasta 2018. India agregó 59,2 gigavatios.

    La energía renovable no será rentable en comparación con el carbón en algunos países en desarrollo hasta aproximadamente 2025, dijo Demôro. Por esa razón BNEF espera que las emisiones de carbono de las centrales eléctricas en los mercados emergentes aumenten a mediados de la próxima década.

    El carbón representó alrededor del 47% de toda la generación el año pasado en las naciones estudiadas por BNEF, que incluyen la mayor parte de América del Sur y Central, África y Asia, y partes de Europa del Este. A nivel mundial, el carbón representa aproximadamente el 40% de la energía.

    Más malas que buenas noticias

    Se pronostica que la cantidad total de electricidad proveniente de las plantas de generación a carbón caerá un 3% este año, según Carbon Brief.

    Sin embargo, el carbón aún domina en los mercados emergentes. Si bien la energía limpia representó poco más de la mitad de la capacidad agregada en los países en desarrollo el año pasado, los parques eólicos y solares no pueden funcionar las 24 horas. Por lo tanto, las nuevas plantas de carbón y gas efectivamente suministrarán más electricidad.

    «Hay más malas noticias que buenas», dijo Demôro.

    (Michael R. Bloomberg, fundador y accionista mayoritario de Bloomberg LP, la empresa matriz de Bloomberg News, comprometió US$ 500 millones para lanzar Beyond Carbon, una campaña dirigida a cerrar las centrales a carbón en EE.UU. para 2030 y reducir la construcción de nuevas plantas de gas.)

    Fuente: Bloomberg