América Latina debe mejorar estadísticas sobre ahorro energético

La necesidad de que América Latina mejore aún más sus cifras sobre ahorro energético para contribuir a mitigar el cambio climático fue el consenso entre los participantes del VII Seminario de Eficiencia Energética auspiciado por la Organización Latinoamericana de Energía (OLADE) que finalizó el jueves en Montevideo.

«No podemos tratar el tema energía y cambio climático por separado», dijo en el acto de apertura el secretario ejecutivo de la OLADE, Fernando Ferreira, quien explicó que ambos factores deben pensarse en conjunto.

En la misma línea, el presidente del Sistema Nacional de Respuesta al Cambio Climático de Uruguay, Ramón Méndez, dijo a Sputnik Nóvosti que las líneas de financiación que se crearon a partir de la cumbre COP21 de París, sobre cambio climático, disponen de 1.000 millones de dólares anuales para inversiones en eficiencia energética.

El Fondo Verde, creado por Naciones Unidas, brinda la posibilidad a 139 países de aspirar a proyectos sin un límite.

«No hay un cupo por país, sino que son los mejores proyectos los que se llevan el dinero», explicó Méndez a esta agencia.

Trabajar con la industria

La manera más efectiva de promover la eficiencia energética es lograr un consenso con todos los actores, en especial con el sector industrial, que es el más resistente a los cambios, valoró el experto mexicano Pedro Hernández.

«Los industriales son importantes y resistentes» a las transformaciones, señaló Hernández, integrante de la Comisión Nacional para el Uso Eficiente de la Energía de México, quien agregó que se debe incentivar a los industriales «con los precios según las metas definidas».

En la misma línea, el consultor privado Darío Pérez recalcó la importancia de que las empresas den relevancia al ahorro energético debido a la tendencia alcista de los precios de la electricidad en la región.

Recursos para lograr el ahorro

Todos los expertos sobre financiación coincidieron en que a pesar que se necesita una gran inversión para establecer políticas, tanto de ahorro energético como renovables, las mismas son necesarias.

Puerto de Montevideo, Uruguay

Por su parte, el experto francés Benoit Lebot enfatizó en que el primer combustible en el que deben pensar, tanto empresarios como políticos, es la eficiencia.Los organismos internacionales que compartieron sus experiencias oscilaron entre el pedido de paciencia de la representante del Banco Mundial, Lucía Spinelli, quien dijo a Sputnik Nóvosti que son «muchos los que están en la fila» para recibir financiación, y la oferta de otorgar dinero de inmediato, como hizo el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF).

«Tenemos 30 millones de dólares para otorgar a proyectos de eficiencia energética y espero que antes de fin de año lo podamos celebrar», dijo el especialista en energía para la CAF, Pablo Cisneros.

A pesar de esas pequeñas diferencias todos los organismos coincidieron en destacar el posicionamiento de América Latina en la eficiencia energética, sobre todo por los países que forman el Cono Sur.