Ante la crisis sanitaria: destacan urgencia de despachar el nuevo Código de Aguas

Senadoras plantearon la necesidad de asegurar el derecho al agua. Texto ahora pasará a manos de la Comisión de Constitución del Senado.

Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), unas 2.200 millones de personas en la actualidad viven sin acceso al agua potable y, para 2050, se proyecta que 5.700 millones de personas vivan en áreas donde el vital elemento sea escaso.

Al respecto, la presidenta del Senado, Adriana Muñoz, recalcó que la pasada conmemoración del Día del Agua se da en medio de la mayor catástrofe hídrica y en el contexto de la emergencia sanitaria por el covid-19 (coronavirus).

Por eso, la legisladora enfatizó que su mayor urgencia es que se despache la reforma al Código de Aguas (Boletín N°7543-12), debido a que «es esencial para combatir la emergencia del coronavirus».

«Después de ocho años de estar en tramitación, es hora de que sea ley y le entreguemos acceso al agua a tantas familias que viven de camiones aljibe. Pongamos toda nuestra voluntad para hacer del agua un derecho de todas y de todos», subrayó la congresista.

En Chile, se estima que unas 500 mil personas dependen de camiones aljibe para acceder al agua. Tal es la realidad de la comuna de Petorca, en la región de Valparaíso.

Al respecto, la senadora Isabel Allende dijo que «no debemos olvidarnos de la sequía y cómo esta afecta a los más pobres en tiempos de coronavirus». La legisladora da cuenta de que «tenemos sectores rurales donde la gente se abastece aún con camiones que entregan tan solo 50 litros de agua al día por persona. Esa cifra era insuficiente antes y ahora parecerá que es aún más insuficiente, dada la situación sanitaria que nos aqueja».

¿En qué está el Código de Aguas?

En enero, el texto que reforma el Código de Aguas fue aprobado en particular en la Comisión de Agricultura, por lo que ahora deberá ser analizado en la Comisión de Constitución, Legislación, Justicia y Reglamento.

Lo fundamental de esta iniciativa es que establece como prioridad el agua para el consumo humano y, a su vez, fija la temporalidad de los nuevos derechos de agua: en el caso de los derechos consuntivos se establece una vigencia de 30 años, mientras que para los no consuntivos, se fija un plazo de 20 años.

La propuesta, ingresada en el año 2011, se encuentra en su segundo trámite constitucional en el Senado.

Fuente: Aqua