Antofagasta será la primera gran ciudad abastecida 100% con agua de mar en A. Latina

Expansión de planta desaladora ubicada al norte de la capital minera permitirá este año cubrir el 85% del consumo de la población y en 2020 llegar a toda la comuna.

Con la puesta en marcha de la primera fase de ampliación de la actual planta desaladora de Antofagasta, ubicada al norte de la ciudad, en el sector conocido como La Chimba, cerca del 85% de la población antofagastina será abastecida dentro de los próximos días por agua de mar desalada. Al 2020 se espera que toda la ciudad tendrá este tipo de abastecimiento.

Con ello se convertirá en la primera gran ciudad en América Latina abastecida solo por agua de mar. La primera comuna en el país fue Mejillones, hace cuatro años, pero solo tiene 10 mil habitantes.

La empresa Aguas Antofagasta -operada por el grupo colombiano EPM desde junio de 2015- invirtió US$ 21 millones para ampliar la capacidad de la actual planta desaladora de la capital minera, la cual abastecía a cerca del 60% de la población. Con dicha ampliación será posible inyectar 200 litros por segundo adicionales a la red. La capacidad actual es de 650 litros por segundo.

Según la empresa, el objetivo es llegar a 2020 con un 100% del suministro a través de agua desalada, pero manteniendo además el agua de cordillera como respaldo ante cualquier emergencia.

Para ello -afirman desde la sanitaria- están buscando terrenos en el sector sur de la ciudad para construir nuevos módulos desaladores que permitirán llegar a la meta del 100% de abastecimiento, porque al norte ya no hay espacio para expandir más la planta.

«La II Región también pasará a ser el complejo de desalinización de agua de mar más importante e interesante de América Latina», declaró el gerente general de la sanitaria nortina, Fredy Zuleta.

Víctor Gutiérrez, jefe del proyecto de ampliación de la planta desaladora, explicó que la producción de agua potable comienza con la captación del agua de mar, a través de un tubo que se encuentra a 400 metros mar adentro y a 20 metros de profundidad, y que tiene como fin trasladarla hasta la planta.

«El agua de mar pasa a un pretratamiento, con el fin de eliminar materias en suspensión. Después el caudal es enviado al proceso de osmosis inversa, el que tiene como fin separar la sal que está en el agua, por lo que se forman dos caudales: la salmuera por un lado y el agua pura por el otro», dijo. El agua además es remineralizada con la adición de calcio y magnesio, para asegurar que sea apta para el consumo humano.

Captación
El agua se extrae a través de una tubería, 400 metros mar adentro y a 20 m de profundidad.

Fuente: El Mercurio