Bachelet y la sombra del 21 de mayo pasado

Columna de Sara Larraín

El 21 de mayo de 2014 la recién asumida Michelle Bachelet planteó al país “un programa de Gobierno transformador” y a la fecha la única gran transformación es la de una nueva imagen país de corrupción y conflictos de interés de la clase política y los empresarios.

En relación a la temática medioambiental la Presidenta planteó la contaminación atmosférica como un área de alto impacto por lo que anunció 14 planes de descontaminación. Justamente en 2015 era el turno de Ventanas, Temuco y Padre Las Casas, Osorno, Talca y Maule, Chillán, Chillán Viejo y Coyhaique, no obstante Chillán, Temuco, Osorno y Coyhaique ya presentaron su primera emergencia ambiental del año debido a los altos índices de esmog por Material Particulado Fino,  esfumándose así el anuncio de herramientas eficaces y estándares más exigentes para reducir la emisión de contaminantes.

En cuanto a Glaciares señaló que “debemos poner nuestra máxima atención, en el cuidado de los glaciares. Los glaciares representan una fuente de agua dulce de un valor incalculable” y anunció la presentación de un proyecto de ley que proteja los glaciares y su entorno. Un día antes un grupo transversal de 9 parlamentarios  encabezado por Daniel Melo (PS), presentaron un proyecto de ley de Protección de Glaciares el cual el Gobierno vio como una oportunidad para indicarlo, sin embargo dicha indicación sustitutiva llegó a la comisión de medio ambiente después de 10 meses y  tras cinco prorrogas,  dejando un trago amargo, ya que no se condice con su mensaje presidencial.

Por ultimo en cuanto a la reforma del Código de Aguas, Bachelet propuso “reconocer a las aguas como un bien nacional de uso público en sus diversos estados, modificando sustantivamente el Código de Aguas”, sin embargo la indicación sustitutiva presentada a la moción parlamentaria que priorizaba las aguas fue castigada en un 50%, debido a la presión de los ministerios productivos y la presión de los sectores relacionados que no quieren perder sus privilegios.

Por lo que sus  anuncios de grandes reformas  quedan sólo en cambios acotados, limitados por la estructura legal condicionante heredada de la dictadura.

Por Sara Larraín en Estrategia