Chile podría reducir 105 millones de toneladas de CO2 en una década con inversión tecnológica en la minería

Esta disminución, estimada en un informe de la consultora IDC para Corfo, se lograría con la introducción de innovaciones del ámbito de la robótica, la impresión 3D y el Internet de las Cosas. Análisis se conoce justo cuando el país está a punto de actualizar sus compromisos para la reducción de emisiones previo a la COP25, y según los cálculos, corresponderían al 94% del total de gases contaminantes que produjo el país en 2016.
La incorporación de tecnología para los procesos industriales en la minería podría significar un valor agregado para la industria y la sustentabilidad del sector -y por ende del planeta-, tanto desde la perspectiva económica como de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) que producen.

De hecho, ambos prismas fueron incorporados en un estudio encargado por el Comité de Transformación Digital de Corfo a la consultora International Data Corporation (IDC), para analizar los escenarios que presenta la incorporación de innovaciones como la impresión 3D, la robótica y el Internet de las Cosas (IoT) en el sector productivo.

Así, el informe denominado “Identificación de Oportunidades de Manufactura Avanzada en el sector Minero de partes, piezas, sistemas y dispositivos” constató que estos beneficios podrían ser valorados en unos US$56 mil millones, y que el impacto en la reducción de GEI podría alcanzar los 105 millones de toneladas de CO2, en los próximos diez años a nivel nacional.

Las emisiones de GEI del país alcanzaron un total de 111 millones de toneladas durante el año 2016, por lo que esta reducción de CO2 en la minería sería equivalente al 94% del total de emisiones de ese año.

El tema no es menor si consideramos que las emisiones totales del país alcanzaron los 111 millones de toneladas durante el año 2016, según información oficial difundida por el Ministerio de Medio Ambiente, por lo que esta reducción en una década en la minería sería equivalente al 94% del total de emisiones de ese año.

Además, el gobierno de Chile se ha comprometido a presentar sus nuevos compromisos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero -documento conocido internacionalmente como NDC- antes la COP25, la cumbre de la ONU que busca frenar el cambio climático y que se realizará en Santiago a comienzos de diciembre.

Es la minería, justamente, uno de los actores sectoriales más relevantes para lograr una reducción significativa de las emisiones del país. Por esta razón, el reporte caracteriza las tecnologías y modelos de negocios que hacen factible la incorporación de una “manufactura avanzada”, para aumentar la productividad en las empresas durante el período 2016-2025, considerando especialmente que la minería del cobre representa el 90,2% de la producción minera de Chile.

“La manufactura 4.0 mejora significativamente los niveles de eficiencia y control de la producción, y cuando tenemos un enfoque país centrado en el cuidado del medio ambiente, encontrar un aliado en la tecnología para la reducción de contaminaciones en el sector de la minería, es una tremenda oportunidad”, comenta Juan Francisco García, Director Ejecutivo del Comité de Transformación Digital de Corfo.

La incorporación de tecnología puede, eventualmente, salvar en Chile 170 vidas y evitar más de 7.700 lesiones en una década de actividad minera.

Además, el informe reveló que la incorporación de tecnología puede, eventualmente, salvar en Chile 170 vidas y evitar más de 7.700 lesiones en una década de actividad minera.

Y a nivel global, puede significar una disminución de 608 millones de toneladas de CO2.

Tecnologías disponibles
El estudio también detalla algunas tecnologías específicas y su impacto en los GEI a nivel global, apoyándose de un análisis del World Economic Forum. Por ejemplo, la implementación de tecnología 3D podría traducirse en la disminución de 35 millones de toneladas de CO2 en el mismo período. “La impresión 3D crea mucho menos material de desecho por unidad producida que otras técnicas de fabricación. Se espera que tenga un mayor impacto en el mercado de repuestos, partes y piezas”, indica el estudio.

Con respecto a la incorporación de sensores inteligentes -un elemento clave dentro del denominado Internet de las Cosas (IoT)-, la reducción de CO2 podría ser de 160 millones de toneladas al 2025.

Por otro lado, “el menor requerimiento de especialistas en terreno implica una reducción en las emisiones y residuos generados por la operación”, señala el documento al referirse al impacto en la sustentabilidad de los Centros de Operaciones Remotas, otra pieza clave dentro de la transformación digital que está incorporando la industria minera.

“Existe un amplio potencial, tanto para proveedores como para empresas mineras, al implementar tecnologías como la robótica y operaciones autónomas”.

Incluso, este ítem, que tiene un fuerte componente de robótica, reduciría 395 millones de toneladas de CO2 en 10 años en el orbe. “Existe un amplio potencial, tanto para proveedores como para empresas mineras, al implementar tecnologías como la robótica y operaciones autónomas para la creación y captura de valor en los procesos productivos de la industria, teniendo como objetivo establecer una minería ágil”, comenta Natalia Vega, CountryManager de IDC Chile y Perú.

 

Martes 15 de octubre de 2019.

Fuente: La Tercera.