Chile Sustentable y la protección de las Semillas Tradicionales

Posición de Chile Sustentable respecto a las semillas tradicionales y al Proyecto de ley de Obtentores Vegetales en Chile

Chile Sustentable viene trabajando el tema de los transgénicos, las patentes y las semillas tradicionales en Chile desde el año 1999. En ese año dio las primeras informaciones sobre la presencia de estos cultivos en el país y sus riesgos, entre ellos la perdida de semillas tradicionales por contaminación con polen. En conjunto con otras organizaciones que conforman la Red por un Chile Libre de Transgénicos, ha efectuado numerosas denuncias sobre este tema.

 

En esas líneas ha efectuado el año 2008, una investigación en conjunto con Desarrollo Rural Colchagua en la Región Bernardo O´Higgins, donde encontró contaminación transgénica en 4 de 30 muestras de maíces tradicionales cercanos a semilleros transgénicos. Asimismo, durante el año 2008, ha desarrollado junto a la Red por una América Latina Libre de Transgénicos, el proyecto de un libro sobre la situación de los cultivos y alimentos transgénicos en América Latina, que se ha actualizado el 2014.  También en su preocupación por la situación de los maíces, ha desarrollado un proyecto de evaluación de la erosión y contaminación genética de maíz nativo en 6 países de América Latina durante los años 2010 y 2011, donde se incluye un capítulo de la situación en Chile.

 

Desde el año 2001, ha trabajado en la Región de Arica y Parinacota en proyectos de  rescate y valoración de las semillas tradicionales de la región, entre ellos, la elaboración el  año 2012, de un Inventario de los Alimentos Patrimoniales de la Tierra y el Mar de la Región de Arica y Parinacota, una iniciativa liderada por el FIA. Actualmente desarrolla el inventario para la Región del Bío Bío. También, en conjunto con CET Bío Bío, ha elaborado el Catlogo Digital de Semillas Tradicionales de Chile, donde se rescatan cerca de 90 especies de plantas cultivadas y aproximadamente 400 variedades distintas, donde se entrega la información del guardador para facilitar el acceso a estas semillas. Además ha organizado innumerables intercambios de semillas en el país como manera de contribuir al rescate y difusión de las semillas tradicionales.

 

En cuanto al tema de las patentes, la Fundación se ha opuesto sistemáticamente a las patentes sobre plantas y animales, tanto en el contexto del Acuerdo Trans Pacífico, como a la entrada de Chile a UPOV acta de 1991. El año 2011 presentó ante el Tribunal Constitucional las razones por las cuales se oponía a dicho tratado y a la modificación de la Ley 19.342 de Obtentores Vegetales para hacerla compatible con UPOV 91, entre dichas razones estaba su impacto sobre las semillas tradicionales y los pequeños agricultores.

 

La Fundación es de la opinión que Chile no debiera avanzar en dicha legislación, ni menos aún mezclar una ley de obtentores con normas de conservación de semillas. En cambio estima que se debiera legislar de forma independiente una norma integral de conservación y uso sustentable de recursos genéticos vegetales, animales y microbianos bajo el alero de la ley de Servicio de Biodiversidad y Áreas Protegidas que se discute actualmente en el Congreso. La Fundación ha sido parte de una Comisión Técnica de Expertos, destinada a formular propuestas de perfeccionamiento a dicho proyecto de Ley.

 

En sus años de trayectoria, Chile Sustentable es consciente de la situación de riesgo en que se encuentran las semillas tradicionales actualmente por desuso y falta de valoración, por esto está a favor de avanzar de forma urgente en medidas de protección para evitar su extinción. Asimismo, y coherente con su trayectoria de elaborar catálogos e inventarios de alimentos, es de la opinión que las semillas tradicionales, como el resto de los recursos genéticos chilenos que conforman nuestra biodiversidad, debieran ser conocidas en listados o inventarios voluntarios, de tal modo de poder conocerlas, valorarlas y usarlas y evitar así su apropiación indebida por derechos de patentes.

 

La Fundación continuará su labor de protección de las semillas tradicionales en Chile contra los riesgos de extinción por desuso y falta de valoración, los riesgos de contaminación transgénica y su apropiación indebida mediante derechos de obtentor.