Científico chileno que participó en duro informe ONU: No nos damos cuenta de los ecosistemas que estamos perdiendo

Este lunes la IPBES emitió su primer reporte en diez años sobre la situación del planeta, alertando que más de un millón de especies corren riesgo de extinción.

La Plataforma Intergubernamental de Política Científica sobre Biodiversidad y Servicios de Ecosistema (IPBES, por sus siglas en inglés) entregó un reporte, por primera vez en diez años, que analiza el estado actual del planeta, en el que alertan sobre su situación,pero aseguran que la humanidad aún está a tiempo de cambiar algunas conductas para salvar la flora y fauna.

El trabajo detalla que el planeta ha sufrido un deterioro en cinco áreas detalladas como contaminación, cambio climático, pérdida de hábitats, sobrepesca y la imposición de especies invasivas. Si bien el trabajo completo consta del análisis de 15 mil informes por más de 450 investigadores, un resumen de 39 páginas aclara que es posible revertir la situación actual.

Para el caso de Chile, Aníbal Pauchard, científico del Instituto de Ecología y Biodiversidad (IEB) y de la Universidad de Concepción, que participó en la confección del informe sobre las Américas, explica que en esta zona del planeta los cambios se han presentado de una manera especial.

«Es un deterioro que se ha dado paulatinamente. Es difícil que las personas se den cuenta porque estamos aún en una etapa de degradación constante de los ecosistemas. Todavía tenemos suficientes ecosistemas naturales como para no darnos cuenta de que los estamos perdiendo, a diferencia en Europa que ya casi no tienen», advierte el también director del Laboratorio de Invasiones Biológicas, de la UdeC.

De los cinco factores mencionados, en el caso de Sudamérica, uno de los predominantes «ha sido el cambio en el uso del suelo, porque afortunadamente aún tenemos bastantes ecosistemas naturales, pero son esos mismos los que han sido afectados por una economía extractivista, fundamentalmente basada en el reemplazo de estos ecosistemas por actividades que son, económicamente, ‘más beneficiosas’ o rentables, como la agricultura, las plantaciones forestales, la minería y la ganadería», explica Pauchard.

Otro de los aspectos importantes enmarcados por el informe de la IPBES y que destaca el experto del IEB es que «relevan a las especies invasoras entre las causantes importantes de esta declinación de la biodiversidad, y en Chile recién estamos viendo esos impactos […] Por eso tenemos que evaluar cómo estamos haciendo el comercio internacional, qué especies estamos trayendo y hacer un análisis de riesgo».

En el informe, el organismo detalla que aún es momento para tomar decisiones para salvar la flora y fauna, algo que Pauchard comparte, pero detalla que es necesario «incorporar el costo y el valor de la biodiversidad en nuestra toma de decisiones. No podemos seguir pensando que la biodiversidad, la naturaleza y los servicios ecosistémicos son beneficios que van a estar siempre presentes».

«Necesitamos tomar decisiones y evaluar cómo va a ser la Tierra en 100 o 200 años, es difícil pero no imposible. Los que trabajamos en esto tenemos el optimismo de que estos cambios se pueden hacer, que nunca es demasiado tarde, y para países como Chile puede ser más complejo porque estamos en una economía tan extractivista que debemos cambiar ese modelo prontamente», concluye Pauchard.

Lunes 6 de mayo de 2019.

Fuente: Emol.