Clima frenará la economía y hará las sociedades más vulnerables

    Tormentas y sequías continuadas siempre han contribuido a disminuir el desarrollo de los países, pero con el aumento de las temperaturas esos efectos catastróficos empeorarán.

    Desde que comenzó el calentamiento del planeta, se estima que los cultivos de maíz han disminuido en 48% en EE.UU., mientras que desde 1980 las posibilidades de conflictos sociales en África se han incrementado en 11%. En tanto que la economía mundial dejará de crecer 0,28 % al año tan solo por el efecto del clima. Todos cálculos que podrían quedar cortos, asegura un estudio publicado en la última edición de la revista Science.

    “Mientras la variabilidad natural del clima provoca daños significativos en la sociedad, el cambio climático podría aumentar dramáticamente esos perjuicios en el futuro”, explica a “El Mercurio” Tamma Carleton, investigadora del departamento de Agricultura y Recursos Económicos de la Universidad de California, Berkeley, y líder del estudio.

    Una de las principales cosas a considerar en este análisis es que los procesos de vulnerabilidad en la sociedad son multifactoriales, dice Paulina Aldunce, investigadora del Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia (CR)2. El cambio climático exacerba los problemas, pero no los crea solo. “Una de las causas del conflicto en Siria es la migración impulsada por una extensa sequía, que llevó a poblaciones rurales a la ciudad. Ello produjo hacinamiento y competencia por lo recursos, lo que desembocó en la situación actual”, explica la experta. Es altamente probable que el conflicto se hubiera generado igual, pero el cambio climático lo agravó.

    Receta de adaptación

    Por cada grado centígrado que aumenta la temperatura del planeta, dice el estudio, la producción económica global disminuye entre 1 y 1,7 puntos porcentuales al año. Si bien este es un problema mundial, la dificultad de estimar sus alcances está en que no todos se ven afectados por igual.

    Aún no se comprende adecuadamente por qué ciertas poblaciones logran adaptarse efectivamente al cambio climático y otras fracasan, agrega Tamma Carleton. Por ejemplo, mientras en EE.UU. la introducción del aire acondicionado desde los 60 redujo dramáticamente la tasa de mortalidad asociada con el calor extremo, en India el uso de esta tecnología es bajo y, por ende, la mortalidad se mantiene alta. “No es claro si esto es consecuencia del gran costo de tener aire acondicionado en India o si se debe a carencias institucionales”, dice.

    Igual de complejo es el problema en la agricultura, agrega Paulina Aldunce. “Es cierto que las especies se van a mover, al sur en el caso de Chile, y se podrá seguir cultivando. Pero eso implica que los agricultores van a tener que cambiar de cultivo o innovar en la forma de trabajar, y eso requiere transferencia tecnológica”, dice la especialista. Algo que toma tiempo y muchos recursos

    Por ello, la educación es fundamental, coinciden las investigadoras. Conocer los mecanismos que ayudan a la adaptación es crucial para lograr las políticas correctas, mientras que los sectores productivos deben poder guiar la búsqueda de las soluciones que requerirán. Planificar con tiempo permitirá adaptarse a un menor costo.

    Fuente: El Mercurio