Colbún le pone fecha a San Pedro y prepara estudio ambiental para dos hidroeléctricas

    Represa-hidroelectrica-e1358698392392

    San Pedro reingresaría durante este año al Servicio de Evaluación Ambiental (SEA), mientras que el proyecto Guaiquivilo Melado, recién finalizó el proceso de factibilidad.

    Una completa actualización entregó la tercera generadora de Chile, Colbún, sobre el avance de sus cuatro proyectos hidroeléctricos en carpeta, que tienen una capacidad de 600 MW.

    La mayor sorpresa vino de parte de la hidroeléctrica San Pedro (170 MW), cuyas adecuaciones fueron paralizadas anticipadamente durante su tramitación ambiental en agosto pasado, ya que la autoridad consideró que faltaba información esencial.

    Pese a ello, y tras meses de silencio, la empresa despejó parte de la incertidumbre que reinaba en el mercado respecto al tiempo en que se reactivaría la iniciativa ambientalmente. Si inicialmente Colbún pretendía reingresar San Pedro en 2016 -fecha que posteriormente fue retrasada-, ahora puntualizó que será este año.

    “Se desarrolla un plan de reuniones de aclaraciones y aprendizajes con los municipios, servicios públicos y autoridades regionales, además de comunidades indígenas, entre otros grupos de interés”, indico Colbún en sus estados financieros. Añadió que esto es “con el objetivo de reingresar un nuevo EIA de adecuaciones del proyecto durante el año 2017”.

    Pero esto no es todo, Colbún también informó mediante que el proyecto de hidroeléctrica Guaiquivilo Melado (310 MW), que busca emplazarse en la comuna de Colbún, finalizó recientemente su factibilidad, correspondiendo ahora la preparación del Estudio de Impacto Ambiental. Proceso que se estima demorará un año. Dicha iniciativa, que es una de las menos conocidas dentro de la cartera de Colbún, proyecta una generación anual promedio de aproximadamente 1.590 GWh.

    Otra de las iniciativas “en verde” de la firma, Los Cuartos (90 MW), que de concretarse se emplazaría próximo a la localidad de San Carlos de Purén, va por una senda similar. En 2016 completó el estudio de pre factibilidad y revisión de los diseños de las obras principales, al tiempo que se iniciaron los estudios de línea de base ambiental, “conducentes a la preparación del Estudio de Impacto Ambiental del proyecto”, dijeron. Dicha iniciativa tendría una generación media anual de aproximadamente 500 GWh.

    Respecto a La Mina (34 MW), actualmente en su última etapa de construcción, se espera que inicie su operación comercial el primer trimestre.

    Fuente: Pulso