Comienza a delinearse el rol de Chile en la COP25 en Madrid

    La agenda gubernamental se llevaría a cabo de forma similar a como estaba planificada en Santiago, pero el programa ciudadano estaría sujeto a la viabilidad y voluntades del gobierno español.

    El viernes pasado, desde ONU Cambio Climático se confirmó que la Vigésimo Quinta Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP25) se trasladó oficialmente a Madrid. Esto, luego que el Presidente Piñera decidiera suspender el evento que hasta la semana pasada se realizaría en Santiago, debido al conflicto social que atraviesa el país.

    Así, España se convirtió en el anfitrión de la COP25, que recibirá entre el 2 y 13 de diciembre -misma fecha en que estaba prevista en Chile- en la Feria de Madrid (IFEMA) a delegaciones de 200 países.

    A través de su cuenta de Twitter, la ministra de Medio Ambiente, Carolina Schmidt, confirmó que Chile seguirá presidiendo la COP25, con ella liderando y a cargo de ‘conducir y dirigir el proceso negociador’ de las partes para lograr acuerdos en torno al cambio climático, según Cancillería.

    Aunque es poco habitual, no es la primera vez que la presidencia y el anfitrión son países distintos. El 2017, Fiji presidía la COP23, pero por razones logísticas se celebró en Bonn, Alemania.

    Que la cumbre se haya trasladado al país europeo abre ciertas dudas sobre el rol que jugará Chile en la realización de la misma, pero según fuentes de Cancillería, la idea es ‘poder trasladar todo lo que ambicionábamos tener en nuestra sede y tratar de reproducirlo en Madrid’.

    Originalmente, la agenda gubernamental administrada por Naciones Unidas se llevaría a cabo en la zona azul, mientras que la agenda de acción climática de actores no gubernamentales correspondía a la zona verde. Al tratarse de un evento multilateral, el foco siempre ha estado en la negociación entre los gobiernos para lograr acuerdos y compromisos de los países respecto al cambio climático.

    La nueva sede no implicaría modificaciones de contenido en la agenda de Naciones Unidas, ya que el programa se mandata desde dicha organización y recoge acuerdos de cumbres y reuniones anteriores.

    Lo que sí se modificará es el número de representantes de Chile en la COP25. Desde Relaciones Exteriores explicaron que la participación del Presidente Piñera no está definida y será una decisión de La Moneda. En cuanto a la delegación chilena, será en un formato ‘más acotado’ por temas de presupuesto, pero robusto, pues ‘tenemos una responsabilidad como presidencia de ir con un equipo sólido’. Entre los que deben asistir está la ministra Schmidt, que durante el evento asume la presidencia de la COP25 hasta diciembre de 2020 y Gonzalo Muñoz, Champion Cop25. Lo que aún no está definido es la agenda de acción climática de actores no gubernamentales que se llevaría a cabo en la denominada zona verde. Desde Cancillería sostienen que existirán las dos zonas, pero que la ciudadana ‘queda a discreción de los españoles’.

    El Champion de la COP25 sigue siendo Gonzalo Muñoz, y su rol responde a la ‘movilización de la acción climática entre los actores no estatales globales’, o sea, las actividades de la zona verde. Muñoz explica que la agenda ‘sigue en pie y ahora lo que hay que hacer es ajustar un poco las piezas’, agregando que ‘la gran mayoría de ellos van a poder ir a Madrid’, y para quienes no puedan asistir, están buscando alternativas para que puedan plantear sus ideas e inquietudes, por ejemplo, a través de videos o de forma online.

    Por el momento, están ‘entregándole toda la información de cómo estaba diseñada la zona verde en Chile al gobierno español para ver cuánto de eso podría replicarse en España’, explica Muñoz.

    El Grupo de Líderes Empresariales por la Acción Climática (CLG Chile) decidió mantener su participación en la Cumbre. Según su directora ejecutiva, Marina Hermosilla, están organizando una delegación de representantes de empresas chilenas que vayan ‘apoyando los compromisos de Chile, a hacer una señal de apoyo a las negociaciones y al rol de la ministra Schmidt’.

    Además, están a la espera de saber si podrán contar con un pabellón en la zona azul como estaba planificado en Chile.

    Publicada en Diario Financiero