Comunidad pide hacer nuevos monitoreos en época de mala ventilación en Quintero

Dirigentes de esa comuna, Puchuncaví y Concón atribuyen resultados de estudio de entidad noruega a que en la fase poscrisis las industrias redujeron emisiones.

Prefiere no esgrimirlo aún como un antecedente a favor de Enap, objeto de investigaciones administrativas y penal que apuntan a su eventual responsabilidad en las intoxicaciones masivas de agosto.

El presidente del sindicato de trabajadores de la refinería de Concón, Marcos Varas, opta por la cautela para referirse a los resultados de la investigación del Instituto Noruego de Investigación del Aire (NILU, por su sigla en inglés), que descartó concentraciones riesgosas de gases de hidrocarburos en el aire de esa comuna, Quintero y Puchuncaví.

«Somos muy prudentes en decir que esto tiene que seguir monitoreándose, porque hay todo un tema climatológico para que estas nubes (contaminantes) decanten sobre la población. Hay que seguir monitoreando todas las actividades industriales de la zona», dijo.

La prevención tiene fundamentos técnicos, estima el doctor en ciencias de la U. Federico Santa María, Michael Seeger, apuntando a que las muestras fueron obtenidas entre noviembre y febrero. «En invierno las condiciones de ventilación son distintas, hay inversión térmica que explica que los episodios fueran en meses más helados», resalta Seeger, del comité consultivo que asesora al Gobierno en el plan de descontaminación de esas tres comunas.

Seeger resalta que el monitoreo noruego halló las concentraciones relativamente más altas de benceno, tolueno, etil benceno y xileno en noches de baja ventilación en zonas residenciales cercanas a la refinería, aunque siempre bajo las normas europeas.

Dirigentes de la comunidad escolar de Quintero y la organización Mujeres en Zona de Sacrificio coincidieron en plantear dudas de que las muestras fueran tomadas cuando las industrias estaban sometidas a restricciones de la alerta sanitaria y con toda la atención pública sobre ellas. «En un momento, nos pidieron ayuda para tomar muestras, porque las industrias se daban cuenta de que estaban siendo medidas y bajaban sus emisiones», dijo Katta Alonso, de la citada entidad femenina.

Según expuso el investigador del NILU, Norbert Schmidbauer, la comunidad colaboró tomando muestras cuando percibían malos olores.

El Gobierno comprometió extender los monitoreos con apoyo noruego al resto del año, de manera de tener un registro de la expansión de las plumas contaminantes bajo las peores condiciones de ventilación.

Puntos de las tres comunas fueron muestreados durante la investigación.

Domingo 17 de marzo de 2019.

Fuente: El Mercurio.