Concejales llaman a tener voz común por construcción de termoeléctrica de Enap

    Algunos ediles se oponen rotundamente a la iniciativa y otros dicen que si se ajusta a la ley se debe concretar. Empresa afirma que están en fase de respuesta de las observaciones.

    Desde que se formó el nuevo Concejo Municipal de Concón, en diciembre del año pasado, la posición de los ediles sobre la nueva termoeléctrica que pretende construir la Empresa Nacional del Petróleo (Enap), denominada Nueva Era, ha sido clara. Algunos se niegan rotundamente a la iniciativa y otros apelan a que si la estatal cumple con la ley se construirá.

    Estas posiciones, a cuatro meses de la constitución del cuerpo colegiado, provoca en los concejales incertidumbre, por eso llamaron a tener una sola voz comunal para enfrentar la iniciativa, de 510 Mw, que actualmente está en tramitación ambiental.

    De los seis ediles contactados, cuatro dieron su opinión respecto a la termoeléctrica. Gabriela Orfali no pudo ser ubicada y el concejal Rodolfo Moya se negó a dar algún tipo de declaración a este Diario.

    Concejo municipal

    El más determinante en su opinión fue el concejal Marcial Ortiz (DC), quien afirmó que hasta ahora «sólo hemos escuchado y han habido conversaciones. No hay una claridad a la posición como Concejo con respecto al tema y por eso se debe plantear de una forma más clara la información, saber qué se opina como Concejo. Acá cada uno tiene su pensar como persona individual, pero somos un Concejo Municipal y debemos tener una sola opinión».

    Al igual que Ortiz, la presidenta de la Comisión de Medio Ambiente del Concejo Municipal de Concón, la edil María José Aguirre (Evopoli), cree que debe existir una organización dentro del Concejo Municipal con una voz común que incorpore a la comunidad. Sin embargo, su postura es clara y afirmó que su negación para que no se construya la termoeléctrica es rotunda.

    «La voz de la Municipalidad debería ser una y claramente se debe rechazar la termoeléctrica. También en esto debemos sumar a la ciudadanía, ella debe levantar la voz. La central es uno de los temas importantes de la comuna y por eso vamos a pedir todo el apoyo para que no se construya. La salud de los vecinos no es negociable bajo ningún término», afirmó Aguirre.

    En tanto, la edil Adriana Marinetti (UDI) recalcó que «mi postura es no a la termoeléctrica de 510 MW porque cuando yo era dirigenta vecinal se llegó a un acuerdo con la Refinería de que construyeran una de 77 Mw para que ellos pudiesen tener independencia eléctrica y firmamos. Así quedó y luego la empresa dio la información que querían construir una más grande y no lo podemos aceptar porque estamos en una zona saturada».

    Los concejales Marcial Ortiz y Jorge Valdovinos (Ind.) fueron más flexibles frente al proyecto, puntualizando que si la empresa cumple con la legislación en materia ambiental se tendrá que aceptar la iniciativa. «La termoeléctrica entró al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA) y, por lo tanto, son ellos los que deben definir la evaluación que debe tener el proyecto; y si es acorde a nuestra legislación vigente estamos un poco complicados porque debemos recordar que estamos condicionados a lo que diga la ley», dijo Ortiz.

    Valdovinos precisó que «la empresa debe cumplir con todas las exigencias medioambientales que corresponden. Es un trabajo en conjunto con el Concejo ver cuál es la realidad. Se deben hacer los estudios totales y ver que todos queden conformes. Hay que estudiar todo para dar un sí rotundo. Si esto viene de más arriba también tendría que estar activa la ciudadanía. Cumpliendo las normas se debe construir; si no es así, no se debe construir».

    Empresa

    Sobre la iniciativa el director del proyecto Nueva Era, Pablo Morales, informó que «el proceso de evaluación ambiental continúa. En este sentido, a mediados de febrero recibimos el ICSARA con 76 preguntas de las autoridades comunales, más los servicios con competencia ambiental, y desde entonces nos hemos abocado en responder cada una de estas consultas y observaciones. Para ello hemos sostenido reuniones con algunos de los servicios con la finalidad de aclarar dudas y responder de mejor manera en la Adenda Complementaria».

    Subrayó que «entendemos que puede haber cuestionamientos y desacuerdos con el proyecto, pero desde un comienzo hemos estado dispuestos a responder las dudas y presentar las características de la Central que lo hacen un proyecto que no tiene un impacto significativo sobre la calidad de aire ni la salud de la población. De hecho, en la última sesión del Consejo Ciudadano asistieron expertos de la Pontificia Universidad Católica de Chile, responsables del estudio de salud, y la empresa Ecotecnos, a cargo del estudio en el medio marino, y ambos aclararon todas las dudas».

    «Desde un comienzo hemos estado dispuestos a responder las dudas y presentar las características de la central»

    Pablo Morales, Director del proyecto Nueva Era»

    Fuente: El Mercurio de Valparaíso