Consumo eléctrico durante la cuarentena: ¿El momento de las energías limpias?

    El Gobierno dio a conocer una serie de medidas que impiden, entre otras, el corte de luz para clientes morosos, sobre todo para el 40% más vulnerable. Se abre la discusión sobre si las energías limpias serían una solución real, tanto para este tipo de situaciones, como para la matriz energética en general.

    Santiago, mayo de 2020.-Desde este viernes una gran parte de los habitantes de la Región Metropolitana se encontrarán en sus casas. Sea como sea, el aislamiento social -hasta ahora la forma más efectiva de prevenir el contagio del COVID-19- acarrea ciertas consecuencias, como el aumento del gasto energético residencial, dado el mayor número de horas en que las personas permanecen en casa.

    El plan del Gobierno para hacer frente a esta alza del uso de energía, sobre todo residencial, implica que no se suspenderá el servicio de electricidad debido a atrasos y que los saldos impagos serán añadidos en cuentas posteriores durante 1 año, después de terminado el Estado de Catástrofe. Se espera que esto beneficie a 7 millones de personas pertenecientes al 40% más vulnerable y a aquellos que se vean imposibilitados de realizar pagos por distintas razones producto de la crisis sanitaria.

    En este escenario se hace inevitable pensar en las alternativas energéticas con las que cuenta el país y que en los últimos años han venido aumentando su aporte. Específicamente las ERNC (Energías Renovables No Convencionales), como por ejemplo la solar o fotovoltaica. El aporte de este tipo de fuente a la matriz nacional ha sobrepasado en ciertos momentos el 20% de participación. Número que podría aumentar con la proyección y construcción de numerosas nuevas plantas entre el año recién pasado y el actual.

    Y el suministro de energía solar en zonas altamente pobladas puede ser de dos formas: fuentes de autoconsumo o bien a través de la energía proveniente de pequeños parques solares que operan bajo la figura de PMGD (Pequeños Medios de Generación Distribuida).

    Víctor Opazo Carvallo, CEO de Solek, afirma que “los PMGD tienen muchísimo más que aportar a la matriz a medida que se vayan afianzando como vienen haciendo sistemáticamente durante los últimos años. Así, en caso de que hubiera otra situación de emergencia de similar envergadura, su aporte podría ayudar significativamente a disminuir el esfuerzo que la matriz de energía se encuentra haciendo en estos momentos y seguirá haciendo en el futuro inmediato”.

    “Al estar ubicados principalmente en la zona central del país, que es donde la demanda residencial es mucho mayor, pueden ser una verdadera solución a la cual acudir frente a contingencias de este tipo, ya que diversifican la matriz y con ello fomentan una mayor competitividad, lo que se traduce en mejores precios”, agrega el experto.

    Las características del territorio chileno hacen posible que el mencionado aporte de las fuentes limpias sea cada vez mayor y que la energía solar, junto con las demás ERNC, más que del futuro, sean el “combustible” del presente.

    Fuente: Estrategia