Consumo promedio de agua cae 20% en últimos 15 años, aunque clientes crecen y llegan a 5 mills.

Uso más responsable del recurso por parte de las personas y la aparición de artefactos más eficientes son algunos de los factores que explican la baja. Este año podrían sumarse otras cien mil conexiones sanitarias en el país.

La utilización de artefactos sanitarios más eficientes en consumo, el aumento de personas que viven en departamentos y la mayor conciencia respecto del gasto de agua son algunos de los factores que han incidido en el progresivo menor gasto de este recurso en Chile.

En los últimos 15 años (1999 a 2014) el consumo de agua potable retrocedió cerca de 20%, llegando a 18,6 metros cúbicos mensuales (18.600 litros) en el ejercicio pasado, según cifras de la Asociación Nacional de Empresas de Servicios Sanitarios (Andess). Esta baja -agrega el informe- ocurrió pese a que la cantidad de conexiones sanitarias o número de clientes (residenciales, comerciales e industriales) subió 54% en igual periodo, rozando los cinco millones el año pasado.

Junto a los factores antes mencionados relacionados a la disminución en el consumo, Andess añadió que la incorporación de un servicio ligado a la descontaminación de las aguas servidas generó un alza en las cuentas de los clientes, lo que motivó a las personas a «tomar mayor conciencia respecto del costo de este servicio», indicó la entidad.

El gremio agregó que hoy las personas realizan un uso más responsable, por motivos ambientales y de escasez (sequía). Lo anterior, respaldado por diversas campañas comunicacionales impulsadas por la Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS), que es la autoridad fiscalizadora, y por las compañías del rubro.

El consumo residencial de agua en nuestro país es semejante al que exhiben naciones como Finlandia y el Reino Unido y se situó en 139 litros por habitante al día en 2013, según datos de la SISS.

En materia de precios -según la superintendencia a 2013-, considerando 22 ciudades de los cinco continentes, las tarifas para la mayor parte de la Región Metropolitana de Santiago, aplicables a 35% de los clientes del país, se ubican en el séptimo lugar de menor a mayor, con US$ 1,39 por metro cúbico, después de Caracas, Shanghai, Lima, Sao Paulo, Seúl y Roma.

En Chile, el 94% de los casi cinco millones de clientes corresponde a hogares, a los que las empresas sanitarias llegan con servicios de agua potable, alcantarillado y descontaminación de aguas servidas. Otro 5,2% son usuarios comerciales y 0,8% industriales y otros. La Andess estima que en 2015 la cantidad de conexiones llegará a los 5,1 millones.

Inversiones y sequía

Entre 2000 y 2014 el sector sanitario mantuvo un importante ritmo de inversiones, totalizando US$ 4.813 millones en el periodo. De ese total, el 42% se destinó a obras ligadas a agua potable y de alcantarillado y el 36% al tratamiento de aguas servidas, lográndose el 100% de su descontaminación en zonas urbanas.

En general, la inversión de agua potable corresponde a nuevos centros de producción, reemplazo, construcción y habilitación de nuevos sondajes, aumento de la seguridad de abastecimiento para la población, reemplazo de redes de agua y mayor eficiencia en gestión, como el control de pérdidas en los ductos.

El impacto de la sequía -que suma su quinto año consecutivo- también se ha visto reflejado en las inversiones de la industria para garantizar el servicio. Por ejemplo, en los pasados cuatro ejercicios las compañías del sector desembolsaron US$ 200 millones, equivalente al 11% de las inversiones globales del rubro en ese lapso.

La Andess señaló que las firmas deben seguir cumpliendo sus planes de desarrollo, y en el lapso 2015-2017 tienen inversiones comprometidas por unos US$ 614 millones.

Fuente: El Mercurio