Contraloría cuestiona acciones de limpieza de Salud y Educación de 14 colegios de Puchuncaví

    Medidas tomadas no mitigarían efecto de metales pesados.

    Un informe de la Contraloría Regional de Valparaíso advirtió que la Secretaría Regional Ministerial (Seremi) de Educación y la de Salud no realizaron las medidas solicitadas en un oficio de 2011 emitido por la Subsecretaría de Salud, que pedía «establecer un plan regular y permanente tanto de limpieza industrial como de vigilancia epidemiológica en la totalidad de los establecimientos evaluados» y «mejorar colegios con deficiencias en infraestructura».

    En octubre de 2011 la Subsecretaría de Salud recibió los resultados sobre la situación sanitaria y presencia de metales en polvo y suelos de los 14 colegios de Puchuncaví.

    Dicho estudio comparó los establecimientos con los niveles registrados en la antigua escuela La Greda, que en ese entonces aún no era trasladada. El colegio conocido por los graves síntomas de sus alumnos ese año ocupó el primer lugar de los colegios afectados, seguido por La Laguna, Escuela Básica Campiche, Colegio Maitencillo, Escuela Básica La Chocota y Escuela de Pucalán.

    Tras una consulta de Andrés León y Hernán Ramírez, el órgano contralor local investigó la situación y descubrió, informando en un oficio del 20 de junio, que «si bien la Seremi de Salud, en sus fiscalizaciones a los citados establecimientos educacionales, detectó situaciones que podían incidir en materias de la competencia de otras entidades públicas, no remitió los antecedentes a quienes correspondía» y que «esa entidad debió haber arbitrado las acciones pertinentes para subsanar el problema detectado, en virtud de sus atribuciones y responsabilidades indicadas en la normativa previamente citada y atendida la urgencia de dichas medidas».

    Asimismo, dijo que «no se advierte en qué medida los proyectos informados por la Seremi de Educación permitirían mitigar los efectos indicados en ese documento, relativos a la exposición de los alumnos a metales pesados y polvo».

    Por esto, solicitó a ambas reparticiones actuar coordinadamente para reevaluar las acciones recomendadas en el oficio citado, «de ser necesario, incluir a otros organismos en dicho proceso», e informarles del avance en un plazo de 60 días.

    La Seremi de Salud explicó que sus acciones «en el trabajo de fiscalización en los establecimientos educacionales de Puchuncaví han sido sistemáticas en la labor de controlar el funcionamiento de acuerdo a las normas sanitarias de estos recintos».

    En relación a los avances logrados en términos de infraestructura para los establecimientos educacionales, se confirmará si sirven para minimizar el riesgo ambiental «o se podrán exigir otros, a través de fiscalizaciones que realizaremos en nuestro plan de acción», dijeron, y afirmaron que se coordinarán con la Seremi de Educación, que no respondió a nuestras consultas.

    Fuente: El Mercurio de Valparaíso