Coronel: cuarto estudio de metales incorporará análisis hepático, renal y respiratorio

Durante este segundo semestre se iniciará el estudio de metales pesados en personas mayores de 15 años que residen en Coronel. Así lo informó el seremi de Salud, Héctor Muñoz, luego de entregar ayer el resultado del screening que detectó en 10 menores (de entre 1 y 4 años) valores de arsénico y níquel sobre la norma.

El nuevo estudio, el cuarto que el Ministerio de Salud realizará en la zona, será licitado a una entidad externa, como una universidad, para que ejecute el análisis que se hará en personas mayores de 15 años. Se pretende realizar 3 mil muestras, donde se incluirá a embarazadas y adultos mayores, que pertenecen al grupo en donde inicialmente se iba a realizar este proceso cuando lo anunció el ministro de Salud, Emilio Santelices, en septiembre del año pasado.

El seremi de Salud, Héctor Muñoz, detalló ayer que «el estudio no será sólo de metales pesados (exámenes toxicológicos), sino que será uno completo. Se realizará también un perfil hepático, renal y también respiratorio».

La jefa de Salud Pública de la Seremi de Salud, Cecilia Soto, contó que este nuevo análisis será más acabado que los tres anteriores, que se efectuaron entre 2016 y 2018.

«Más que descriptivo, será analítico. Eso será mucho más importante, porque vamos a tener conclusiones más sólidas», expuso la profesional de la Autoridad Sanitaria.

RESULTADOS
Los 10 nuevos casos informados ayer de presencia de metales pesados en niños de la comuna, se suman a los 18 menores de 4 a 15 años el 2016 y a otros 10 de la escuela Rosa Medel en 2017. En el primer caso se tomaron 288 muestras y en el segundo, 59.

Los casos informados ayer son parte del análisis que se hizo a 807 muestras efectivas que se tomaron a menores de 1 a 4 años en los sectores Lo Rojas (zona sur) y Parque Industrial (zona norte) de Coronel. El universo se componía de 1.592 niños que fueron citados.

De esta forma, la Seremi de Salud detalló los menores con presencia de metales en su sangre por sobre la norma corresponde al 1,2% del total de muestras.

La autoridad regional de Salud sostuvo que pese a ser un porcentaje bajo de casos, existe preocupación, porque son 10 niños con índices muy elevados de metales pesados. Hubo nueve casos con valores sobre la norma en arsénico y uno con níquel. No se detectó presencia de mercurio ni tampoco de cadmio.

«A estos niños se les hace un seguimiento, una vigilancia a ellos, a sus familias y su entorno físico, con tomas de muestra de agua y suelo en sus viviendas», comunicó el seremi Muñoz.

Cecilia Soto recordó que el análisis detecta la exposición puntual a metales que hayan tenido hasta un mes antes de efectuarse el examen. El mayor número de casos se detectó en la zona sur de la comuna.

«Una posible afectación crónica de ésta se identificará con las contramuestras que se ejecutan a través de la vigilancia epidemiológica», contó Soto, quien dijo que si los niveles altos de elementos químicos se mantienen luego de tres contramuestras y en un plazo superior a los seis meses, se podría hablar de una exposición crónica.

Respecto a cuál sería el efecto de la contaminación de la sangre con metales, la jefa de Salud Pública indicó que «en el caso del arsénico puede haber manchas en la piel, alteraciones circulatorias, cáncer de vejiga, de pulmón o piel no melanoma. El níquel causa irritabilidad y, principalmente, problemas respiratorios».

Sobre cuáles son las fuentes que generan estos valores por sobre la norma, el seremi de Salud, respondió que aún no lo saben, pero espera que con las fiscalizaciones y otros elementos que pueda aportar Medio Ambiente puedan determinar cuáles son las fuentes contaminantes.

CORONEL
El alcalde de Coronel, Boris Chamorro, estuvo en la entrega del resultado del examen. Afirmó que este nuevo estudio remarca lo que han informado los anteriores: que hay presencia de metales pesados en los habitantes de la comuna.

«No podemos seguir soportando que, resultados tras resultados, estudios y más estudios, vengan a aseverar y acentuar aún más la presencia de metales pesados en el organismo y el envenenamiento de los niños y niñas de Coronel», enfatizó Chamorro.

La autoridad comunal volvió a realizar un llamado al Gobierno para que cierre el vertedero de cenizas, que, según él, es una de las fuentes de contaminación. Además, expuso que este antecedente debe servir para adelantar el cierre de Bocamina I, que está programado para 2023.

Si bien los ojos están en las termoeléctricas, Chamorro aclaró que en su comuna hay un cordón industrial que debe hacerse cargo de la contaminación que genera.

Sumó que se analizará la realización de movilizaciones para evidenciar el daño medioambiental que alegan sufrir desde hace años.

Viernes 7 de junio de 2019.

Fuente: El Sur.