Descarbonización: Gobierno aclara que costos serán responsabilidad de empresas

Era una de las dudas que surgió en la mesa organizada por la cartera de energía

Ministra Susana Jiménez destacó que el proceso será gradual y que se extenderá lo suficiente para que se mantenga la seguridad del sistema eléctrico, pero advirtió que este debe marcar una diferencia en el tiempo.

Una de las dudas que surgió tras el cierre de la mesa de descarbonización que impulsa el gobierno junto con las empresas generadoras apuntaba a quién se hacía cargo de los costos que conlleva el proceso, interrogante que la ministra de Energía, Susana Jiménez, se encargó de despejar.

“Acá se ha trabajado en un acuerdo voluntario. Al no ser una imposición, los costos los asumen las propias empresas generadoras, evidentemente esto puede hacerse con un acompañamiento del proceso, sobre todo si hay algún impacto social, o laboral”, explicó la autoridad, descartando cualquier tipo de subsidio o indemnizaciones para las compañías.

Respecto de la gradualidad del apagón de las centrales, otro de los aspectos debatidos en la instancia, la ministra reiteró que los plazos serán definidos junto con las empresas en reuniones bilaterales. Aunque advirtió que los tiempos serán “lo suficiente para que tengamos garantías de que hay seguridad y competitividad en el sistema y también lo suficientemente cortos como para que sea un compromiso que marque la diferencia respecto de lo que sería un escenario sin descarbonización en base a este acuerdo”.

Lo anterior, teniendo en cuenta que el final del proceso se podría dar en algunas décadas, porque más allá de garantizar la operación del sistema eléctrico, hay empresas con plantas con muy poco tiempo de operación y estas buscarán rentabilizar esas inversiones.

Un aspecto que también servirá de soporte para acompañar esta descarbonización es la proliferación de las fuentes de generación de Energía Renovable, como la eólica y solar, sobre todo en la zona norte del país. La idea del Ejecutivo es aumentar la participación de este tipo de tecnologías en torno al 25% al año 2022.

“Vemos una expansión importante y proyecciones que vislumbran un futuro renovable mucho más cerca de lo que se presupuestaba. La agenda 2050 hablaba de una aspiración de llegar a 70% de energías renovables a ese año, hoy día las estimaciones nuestras apuntan a que esa meta, se va a alcanzar al menos 20 años antes”, señaló Jiménez.

Para lograr esos indicadores será fundamental contar también con la infraestructura requerida, como son las líneas de distribución. Es por esto que urge el inicio de operaciones de la línea Cardones-Polpaico. Los encargados de esta obra (la colombiana ISA), indica la ministra, aún le están enviando antecedentes para que la autoridad defina si existen motivos que justifiquen el retraso en la puesta en marcha.

La cartera también estará enfocada este año en importantes modificaciones normativas, entre ellas la Ley de Flexibilidad, y la Ley de Distribución. Este será el tercer esfuerzo para modificar esta actividad de la industria.

“Ha habido intentos de mejoría y de perfeccionamiento, pero el escenario es lo suficientemente distinto y amerita una revisión más profunda del segmento de distribución. Esta se anunció durante el gobierno anterior, pero se avanzó solamente en la etapa de diagnóstico. Por lo tanto, este es un desafío nuevo e importante que creemos que va a marcar la administración del Presidente Piñera”, manifiesta la autoridad.

El ministerio armó un equipo especializado encargado de confeccionar el cuerpo legal, tomando como punto de partida la discusión en la administración anterior. Durante los próximos meses habrá talleres ampliados y mesas técnicas que permitan elaborar un anteproyecto, para que sea ingresado a fines de año al Parlamento.

Otro de los puntos que marcó el 2018 fue el retorno del suministro de gas argentino, a más de 10 años que se cerrara la llave del otro lado de la cordillera. A la fecha, son más de veinte los contratos firmados entre empresas de ambos países, con acuerdos que incluso incluyen la temporada invernal.

Consultada por las turbulencias de la política trasandina en un año de elecciones, la ministra restó dramatismo a posibles cortes de suministro. “El interés por explotar y exportar a Chile, es de mutuo beneficio, pero hay que recordar que es una situación muy distinta a una década atrás. Hoy esto es una alternativa más y que compite con la producción propia, a través de energías renovables que se han desarrollado gracias a esta baja de costos”, explicó.

”La Ley de Distribución es un desafío nuevo e importante que va a marcar la administración del Presidente Piñera”.

SUSANA JIMÉNEZ, MINISTRA DE ENERGÍA 

Sábado 12 de enero de 2019.

Fuente: Economía y Negocios / El Mercurio