Descarbonización: Gobierno concluye mesa y surgen dudas por criterios y costos del proceso

Futuro cierre de centrales que usan este mineral como fuente. Ministerio de Energía iniciará reuniones bilaterales con generadoras, pero ambientalistas apuntaron a la falta de un informe final.

En una tercera etapa y final entrará el proceso de planificación de cierre de centrales a carbón que impulsa el gobierno, en conjunto con las empresas generadoras.

Esto, tras el cierre de la mesa de descarbonización que se creó luego del acuerdo de las generadoras de no impulsar nuevos proyectos de dicha fuente a comienzos de 2018. Esta instancia, que reunió a distintos representantes de la industria y de la sociedad civil, se dio por concluida ayer tras su novena sesión, que sirvió para resumir las exposiciones y estudios que fueron parte del proceso iniciado en junio del año pasado.

En este período, la mesa contó con la participación de expertos internacionales y se abordaron las principales temáticas incluidas en el proceso de descarbonización, que tienen que ver con el impacto ambiental, laboral, económico y de seguridad del sistema energético del país.

Según dieron a conocer desde el Ministerio de Energía, en las próximas semanas se dará inicio a las reuniones bilaterales con las cuatro empresas generadoras que cuentan con centrales a carbón (Colbún, Engie, Enel y AES Gener) para comenzar con el diseño del cronograma final de clausura de estas.

Sin embargo, organizaciones ambientalistas, como Chile Sustentable, liderada por Sara Larraín, apuntaron a que si bien se dio el espacio de diálogo, se extrañaron conclusiones del trabajo, ya que no se confeccionó un documento de criterio y condiciones que guíe el proceso de descarbonización en el establecimiento del cronograma de cierre.

Consultada al respecto, Sara Larraín comentó que “el proceso fue positivo, se trató de una buena iniciativa, no obstante, creo que no es conveniente no tener un informe en el que no sólo se realice una narración de lo que se presentó, sino que también sobre lo que se discutió y cuáles son los criterios más recurrentes. Es importante que si el gobierno abrió la discusión, fuera para tener otras opiniones, por lo que es útil transparentar aquello”.

Asimismo, según explicaron participantes del proceso, surgieron dudas respecto a quién se hará cargo de los costos que significa llevar adelante el cierre de las centrales a carbón. Según el estudio elaborado por el Coordinador Eléctrico Nacional, el proceso implicaría un aumento de 30% en los costos de operación e inversión combinados del sistema, lo que equivaldría unos US$ 4.500 millones.

Esta última inquietud habría sido presentada por el Consejo Minero y Acenor, ambos representantes del segmento de grandes consumidores de energía.

Viernes 4 de enero de 2019.

Fuente. Economía y Negocios / El Mercurio