Diputados acusan a la minería de presionar para abortar protección a los glaciares

    Producto del alto número de expositores, no se alcanzó a sancionar el proyecto quedando así pendiente para una próxima sesión.

    Gran parte de las intervenciones en el pleno apuntaron al sector minero como uno de los responsables de que el gobierno haya dejado caer el proyecto que durante cuatro años intentó establecer una salvaguarda especial para los glaciares.

    Luego que el 3 de julio quedara pendiente la votación por el pleno de la Cámara de Diputados del proyecto de ley que prohíbe la constitución de derechos de agua sobre glaciares, producto del alto número de intervenciones de los legisladores, hoy los ojos están puestos en la sesión del martes 10 de junio en que se zanjará una materia que tensiona al parlamento con el gobierno , desde que el Ejecutivo retiró el mes pasado su respaldo al proyecto original de protección de glaciares, tras 4 años de tramitación en la Cámara Baja.

    La importancia de la iniciativa legal hoy en discusión, que fuera aprobada por la Comisión de Medio Ambiente, es que avanza más allá de solo prohibir derechos de aguas sobre glaciares: los define de forma amplia y los reconoce como parte del ciclo hidrológico de las aguas.  Y más relevante aún, los protege prohibiendo toda actividad que genere “impacto significativo o daño irreversible” sobre ellos.  Entre las prohibiciones, incluye actividades que impliquen la remoción, traslado o destrucción por depositación de polvo o material de descarte de las faenas mineras, y las que pongan en riesgo sus funciones, dinámicas y propiedades esenciales.

    Asimismo restringe las actividades bajo la superficie, que puedan alterar su condición natural, acelerar o interrumpir su desplazamiento, o acelerar su derretimiento, y la liberación, vaciamiento o depósito de basuras, productos químicos, material particulado, desperdicios o desechos de cualquier naturaleza o volumen.  Además de impedir “cualquier otra acción contraria al objeto de la ley o que pueda afectar directa o indirectamente las funciones del glaciar”.

     

    El debate

    La aprobación de una ley especial para resguardar los glaciares del país ha generado un amplio debate en las últimas semanas. El día en que la ministra de Medio Ambiente, Marcela Cubillo, anunció el retiro del respaldo del Ejecutivo a la norma para la protección especial de glaciares que se tramitaba en la Cámara señaló que en el gobierno no están por aprobar leyes específicas.  Su visión es que la protección de glaciares debe realizarse a través de los instrumentos de conservación incluidos en el proyecto de Servicio de Biodiversidad y Áreas Protegidas. En dicha ley se incluyen las áreas protegidas, la clasificación de ecosistemas y los planes de manejo para ecosistemas amenazados.

    El presidente del Consejo Minero, Joaquín Villarino, celebro el retiro del proyecto de Ley; argumentando que  la protección de glaciares no debe ser general sino caso a caso a través del Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental.  Esta fórmula es rechazada por los científicos y por las organizaciones ciudadanas, entre ellas la directora de Chile Sustentable, Sara Larraín, quien ha advertido que si los gobiernos siguen aceptando la presión de las empresas mineras que no quieren ley para proteger los glaciares, “estaremos agravando la inseguridad hídrica que enfrenta el país”.

    Para iniciar la votación del proyecto de Ley en el pleno de la Cámara, correspondió a la diputada RD Catalina Pérez, la presentación del informe de la Comisión de Medio Ambiente que aprobó por unanimidad el proyecto. Luego de ello, el legislador ecologista Félix González expresó que “no hay ciudad de Chile que no esté asentada a orillas de un río o en un cuerpo de agua alimentado por glaciares.  Si se destruyen los glaciares desaparecen varias ciudades, por eso el gobierno se equivoca cuando protege intereses económicos como la minería por sobre los glaciares”.

    Por su parte el diputado independiente Pedro Velásquez acusó al Consejo Minero ser el mandante del gobierno, “sino la ley podría haberse aprobado perfectamente”.  En este sentido indicó que “estamos frente a una situación delicada, grave, porque  mientras el mundo está sufriendo las consecuencias, especialmente de los países desarrollados, de usufructuar al extremos de los recursos naturales, nuestro país se da el lujo de considerar que es inaceptable proteger los glaciares”.

    El diputado Francisco Eguiguren (RN) señaló que este “es uno de los temas más importante que podemos tocar en el Parlamento en esta época” y que “no hay que tener ningún problema en aclararlo, porque la actividad industrial, fundamentalmente minera, está haciendo un gran daño a muchos glaciares en este país. Si no hacemos algo hoy este retroceso será irreversible”.  No obstante aclaro que, su postura no es la protección general sino a través del Servicio de Biodiversidad y Áreas Protegidas y la elaboración de una Ley Marco de Cambio Climático.

    No puede ser que el Ministerio de Medio Ambiente permanente esté siendo presionado para poder tener una visión mucho más laxa, mucho más flexible, en relación a los recursos naturales, y el Ministerio de Hacienda como el Ministerio de Economía permanentemente presionando en lo que tiene que ver con nuestros recursos naturales, que además es una visión cortoplacista y poco inteligente” indicó al respecto la diputada Alejandra Sepúlveda, de la Federación Regionalista Verde Social.

    Más duro fue el diputado Marcelo Schilling (PS).  “Nos promete la ministra del Medio Ambiente que el tema se verá cuando se vea la creación del Servicio de Biodiversidad y Áreas Protegidas.  Creo que los ministros deben formarse mejor antes de abrir la boca” señaló, porque hay “5.748 glaciares que no están en las áreas protegidas. Estos son 22 mil kilómetros cuadrados no están en las áreas protegidas, entonces nos están vendiendo un pescado podrido porque no va a ser así.  Es una mentira y ya basta de mentiras”. Agregó el legislador que “lo que corresponde es establecer la prohibición absoluta para cualquier actividad económica, porque algunos solo piensan en la minería, hay que pensar en ella, pero hay otras. Y luego de establecida la prohibición absoluta de intervenir glaciares, se podrá establecer un procedimiento para excepciones”, siempre y cuando sea para un interés general de país y no particular.