El aire contaminado provoca casi nueve millones de muertes al año

Al menos 8,8 millones de personas fallecen anualmente en el mundo debido a enfermedades cardiovasculares y respiratorias causadas por la exposición a polución atmosférica.

Todos los días, nueve de cada 10 personas en el mundo respiran aire contaminado, lo que causa 8,8 millones de muertes al año en todo el planeta.

Es lo que arroja un estudio que se publica hoy en la revista European Heart Journal y que fue realizado por investigadores alemanes.

El nuevo número duplica estimaciones globales arrojadas por trabajos anteriores y supera la cifra de siete millones de muertes anuales debido a la polución del aire que calcula la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Además, el hallazgo no es alentador para Chile. El país tiene el aire más contaminado de América Latina y el Caribe, según un estudio publicado la semana pasada por IQ Air Visual, una empresa con sede en Suiza que recopila datos de calidad del aire a nivel global, y Greepeace.

El trabajo midió los niveles de contaminación según la concentración de material particulado fino, conocido como MP2,5, el cual se aloja en los pulmones.

El mismo estudio indica que ciudades como Padre Las Casas y Osorno triplican el límite establecido de MP2,5 que establece la OMS.

Aire y salud

Para el nuevo estudio, investigadores del centro médico de la Universidad Johannes Gutenberg de Mainz, en Alemania, utilizaron datos de un modelo que simula los procesos químicos atmosféricos y la forma en que el MP2,5 se relaciona con la salud.

Entonces identificaron ataques al corazón, infecciones respiratorias bajas, derrames cerebrales, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y cáncer de pulmón. Posteriormente, los científicos cruzaron esa información con las tasas de mortalidad de la OMS para calcular la cantidad de fallecimientos debido al aire contaminado. Así dieron con la cifra global de 8,8 millones de muertes al año, mayor a lo estimado anteriormente.

Para Pablo Ruiz, académico de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Chile y experto en salud ambiental, el estudio sugiere que los países podrían verse obligados a endurecer sus normas.

«El trabajo muestra que la gente es el doble de sensible a la contaminación de lo que se había estimado con anterioridad», comenta.

«Es importante, porque si pensábamos que una norma nos protegía o nos significaba una cantidad de casos (de muertes) al año, quiere decir que tendríamos que llegar a una concentración mucho más baja para lograrlo», explica Ruiz.

Según el estudio, hasta el 80% de los fallecimientos a causa de la contaminación atmosférica se relaciona con enfermedades cardiovasculares, mientras que el resto, con problemas respiratorios.

«Si bien la gente pone el foco en niños, ancianos y enfermedades respiratorias, cuando uno calcula la carga de enfermedad por contaminación, es cierto que el mayor peso se lo llevan los problemas cardiovasculares».

La relación entre la calidad del aire y la salud cardiovascular está bien establecida, añade Rolando González, médico jefe de Cardiología de la Clínica Universidad de los Andes.

«Si uno respira material particulado, se irrita el interior de las arterias y estas se terminan tapando e impidiendo que órganos como el corazón o el cerebro reciban sangre», explica el doctor.

Esto puede causar derrames cerebrales o ataques cardíacos.

10
es el nivel de concentración anual de MP2,5 que pone como límite la Organización Mundial de la Salud.

43,3
el nivel MP2,5 que hay en Padre Las Casas, la ciudad más contaminada de América Latina y el Caribe.

38,2
marca la cantidad de MP2,5 en Osorno, lo cual se considera un nivel insalubre para grupos sensibles.

Martes 12 de marzo de 2019.

Fuente: Vida Ciencia Tecnología / El Mercurio.