Encontraron altos niveles de plomo en galpón de ATI y exigen prueba biológica para sus trabajadores

    Al menos 40 trabajadores de la sección de ‘Movilizadores de Concentrados’ del galpón TEGM habrían registrado hasta 0,147 mg/m3 de plomo, muy por encima de la media de 0,05 mg/m3. La empresa tendrá un plazo de tres meses para realizar exámenes biológicos a sus funcionarios.

    Los trabajadores del galpón de concentrado de Zinc (TEGM) de Antofagasta Terminal Internacional (ATI) estarían expuestos a plomo y arsénico, según reveló la Evaluación de Ambiente Laboral y Salud Ocupacional que la Seremi de Salud realizó junto al Instituto de Salud Pública (ISP) en las instalaciones del recinto.

    El estudio arrojó que en TEGM habría una alta presencia de plomo por 0,259 mg/m3, lo que supera la norma referencial de 0,05 mg/m3.

    Mientras que de arsénico fue de 0,013 mg/m3, muy por encima del promedio (r) 0,01 mg/m3. Cifras entregadas por los instrumentos de monitoreo fijos emplazados en el sector, los cuales miden el grado de metales pesados en el aire.

    A lo anterior, al menos 40 trabajadores de la sección de ‘Movilizadores de Concentrados’ de dicho galpón, registraron hasta 0,147 mg/m3 de plomo, muy por encima de la media de 0,05 mg/m3 que estipula el Decreto Supremo 594.

    Las muestras tomadas a los trabajadores consistieron en la toma de 18 evaluaciones personales que se realizaron en las diferentes secciones de la portuaria, incluyendo galpones, administración y los patios. De éstas, cinco se llevaron a cabo en la sección de Movilizadores de Concentrados del galpón de TEGM, mediante un aparato que mide el nivel de plomo, cromo y arsénico (estos últimos registraron cifras por debajo de la norma establecida) en el hálito de los funcionarios.

    Tras los resultados, la seremi de Salud, Lila Vergara, anunció que dentro de un plazo de 3 meses -a contar de hoy- la empresa deberá realizar los exámenes biológicos a sus trabajadores para conocer los niveles de contaminación que podrían existir en su organismo.

    «Si estos salen alterados la empresa deberá tomar los resguardos suficientes para que no vuelva a ocurrir, y retirar a los trabajadores de la fuente de exposición, para reubicarlos hasta que sus niveles de exposición disminuyan o vuelvan a los estándares permitidos», explicó Vergara.

    Otras exigencias

    ATI además deberá cumplir con una serie de exigencias tales como: llevar un control de la fuente y la vigilancia sobre la salud de los trabajadores, cuyos resultados deberán ser informados cada tres meses; la entrega de implementos de seguridad acorde a las necesidades personales de los funcionarios; y la selección de mutualidades para la realización de los estudios de contaminación.

    Este estudio también se llevó a cabo en la Empresa Portuaria Antofagasta (EPA), donde se registraron niveles de metales pesados muy por debajo de la media.

    Fuente: Soy Chile