Enel Chile descarta efectos por ley de estabilización de tarifa eléctrica

    En tanto, ayer la Comisión de Minería y Energía del Senado aprobó en general el proyecto de ley corta que busca bajar la rentabilidad de las distribuidoras.

    “No esperamos ningún impacto significativo desde el punto de vista económico”, sostuvo el CEO de Enel Chile Paolo Pallotti, al referirse a la ley que fue aprobada la semana pasada en la que se estabilizan las tarifas eléctricas (ítem generación).

    En conferencia con inversionistas que se realizó ayer para dar cuenta de los resultados del tercer trimestre de la energética, el máximo ejecutivo de Enel Chile explicó en detalle lo que significa la nueva norma que ya comenzó rigiendo en la industria.

    “No tenemos ningún impacto de la cuenta de contabilidad. Con respecto al impacto del efectivo, estamos evaluando cuáles podrían ser”, explicó Pallotti.

    En la instancia, también enfatizó en su foco para crecer en energías renovables, los planes que tienen en los próximos dos años al respecto y en que a fines de este año se concluirá el cierre de la central Tarapacá.

    Ley corta

    Por otro lado, ayer -y sorpresivamente- se votó en la comisión de Minería y Energía del Senado el proyecto de Ley Corta de Distribución, la que busca disminuir la rentabilidad de las empresas de ese segmento.

    En la instancia se aprobó en general la iniciativa y por unanimidad, a pesar de que en las sesiones anteriores, los senadores Alejandro Guiller y Yasna Provoste lo rechazaban.

    “El ministro de Energía, Juan Carlos Jobet, dijo que “esperamos que este proyecto siga avanzando y pronto se convierta en ley para que en el próximo proceso tarifario los chilenos veamos reflejados sus beneficios en las cuentas de la luz. Quiero agradecer la aprobación unánime que se dio hoy en la comisión, es un paso más de este proyecto que modernizará el sector y traerá beneficios para los chilenos”.

    La Ley Corta implicará una rebaja de la rentabilidad desde un 10% antes de impuestos a una banda entre 6% y 8% después de impuestos, lo que redundará en una baja de las tarifas.

    Fuente: La Tercera