Engie anunció que trabaja en cronograma de cierre de Termoeléctricas a Carbón Tocopilla 14 y Tocopilla 15

    De concretarse el cierre de 4 carboneras de Tocopilla, sólo quedarían por clausurar 3 termoeléctricas a carbón con más de 40 años de operación.

    En Foro “Futuro de la Energía en Chile” inaugurado por la Ministra de Energía Susana Jiménez, la empresa Engie Chile comunicó que además del cierre de las termoeléctricas Tocopilla 12 y 13 que se concretará en abril de 2019, están trabajando en el cronograma de cierre de las carboneras Tocopilla 14 y Tocopilla 15, lo que permitiría el cierre de 4 de las 7 termoeléctricas obsoletas, con más de 40 años de operación en el parque eléctrico nacional.

    Este anuncio, se realizó durante la presentación sobre los desafíos y tendencias de para la Descarbonización y Descontaminación, del sector energético, a cargo de Demián Talavera, gerente de gestión de portafolio, de Engie Chile, empresa que está liderando el proceso de transición hacia la descarbonización del parque eléctrico del país Chile, al anunciar el cierre progresivo de sus plantas generación en base a carbón.

    En nuestro país, las centrales carboneras, además de exhibir altos niveles de contaminación atmosférica, sufren obsolescencia tecnológica y deben ser cerradas. Ellas son  las 7 las termoeléctricas a carbón que ya  completaron entre 40 y 50 años de operación: Tocopilla 12 (58 años), Tocopilla 13 (58 años), Tocopilla 14 (58 años), Tocopilla 15 (58 años) de Enel-Chile que ya inicio un programa de transición; pero además Ventanas 1 (54 años), Ventanas 2 (1 año) de Aes Gener en Puchuncaví que a pesar de impactar con emisiones masivas y varias fallas, no ha comunicado el destino de estas chatarras que constituyen un continuo impacto a la salud de la población . Finalmente la central Bocamina 1 de Enel (48 años) en Coronel también cumplió su vida útil y debió cerrar hace una década, pero no lo ha hecho.

    El ejecutivo de Engie,  Damián Talavera, respecto del proceso de cierre de las termoeléctricas  de Tocopilla,   señaló que “hemos llevado a cabo un proceso que involucra a todos los actores, estamos trabajando con los sindicatos, en empleabilidad y reconversión de capacidades, pero la empresa no puede hacerse cargo sola de la transición, necesitamos del resto de las empresas, del Estado, las comunidades y las ONGs para reconvertir todas estas zonas y acompañarlas en la transición que tendrá definitivamente un beneficio para todos”

    Al respecto Sara Larraín directora ejecutiva de Chile Sustentable, organización que desarrolla una intensa campaña para acelerar la descarbonización del sector eléctrico, destacó que es hoy cuando Chile tiene la oportunidad de cerrar las termoeléctricas a carbón, terminar con los impactos sobre la población local y cumplir con los compromisos internacionales, pues el parque de centrales disponibles es el doble de la demanda eléctrica del país. ¡Ahora es cuando hay que cerrar las carboneras! Chile debe cumplir con los Planes de Descontaminación y ser consecuente con la imagen de país moderno y limpio que declara a nivel internacional, concluyo.

    El Foro “Futuro de la Energía en Chile” además incorporó a la generación ciudadana y la generación distribuida como un eje fundamental para el desarrollo energético nacional. Durante las exposiciones también se destacó la apuesta por la electromovilidad; sin embargo con una matriz donde 40% de la energía eléctrica es generada por carbón y más del 57% por energías sucias (carbón, petróleo y gas), dicha electromovilidad  seria contaminante, lo cual contradice el objetivo último de electrificar el transporte.