Engie intensifica desarrollo de renovables y busca entrar al negocio de desaladoras

    Compañía francobelga explora, además, impulsar negocios enfocados en los clientes, como iniciativas de cogeneración y ventas o servicios según las distintas necesidades.


    Un impulso importante a la diversificación de su matriz en dirección a fuentes más limpias y la ampliación de su negocio está implementando Engie Energía Chile (ex E-CL), filial de Engie (ex GDF Suez), empresa que opera en 70 países alrededor del mundo.

    Hoy cuenta con 2.040 MW instalados en Chile -principalmente en el Sistema Interconectado del Norte Grande (SING)-, y de ese total, el 53% es de carbón, 33% gas, 14% diésel, y solo el 1% es de Energías Renovables No Convencionales (ERNC). Sin embargo, la empresa quiere cambiar, y para eso está implementando un plan de descarbonización que implica no construir más centrales de este tipo e incrementar en los próximos años la participación de las fuentes más limpias, que además cuentan con un mayor apoyo de la ciudadanía.

    En un seminario realizado por la empresa ayer y que contó con la participación del nuevo ministro de Energía, Andrés Rebolledo, el gerente corporativo de Desarrollo, Demián Talavera, comentó que además del proyecto de interconexión eléctrica que desarrolla su filial Transmisora Eléctrica del Norte (TEN), y de los avances del proyecto Infraestructura Energética Mejillones, la empresa cuenta con otras iniciativas en etapas tempranas de estudio tanto eólicas como solares en las zonas centro y sur. Además, tienen en carpeta el proyecto El Águila II, de 34 MW y con los permisos ambientales obtenidos que está hoy en evaluación; un parque eólico en Calama de 300 MW en evaluación, y el proyecto solar Pampa Camarones I, que si bien inició su operación comercial en septiembre con seis MW, tiene aprobación ambiental para llegar a 300 MW. También estan desarrollando el proyecto de ciclo combinado a gas natural Las Arcillas, de 480 MW y ubicado en la Región de Biobío.

    Otro foco

    Engie Energía Chile tiene tres principios rectores para su desarrollo. Enzo Quezada, gerente corporativo comercial, señaló que la empresa buscará primero promover la generación de bajo contenido de CO2, impulsando principalmente iniciativas de gas, solares o eólicas. Segundo, trabajará por la sociabilización de los proyectos; y tercero, impulsará negocios enfocados en los clientes, servicios y soluciones a través ya sea de la venta de energía, venta de gas o mediante la entrega de servicios de energía y agua.

    En este último punto destacó que quieren entrar al negocio de la desalación de agua. «Queremos iniciar la ingeniería básica y la aprobación ambiental para algunos sitios que tenemos, para tener una plataforma para el futuro. La idea es habilitar ciertos sitios para a la larga ser una buena alternativa para la minería u otros sectores», dijo. Agregó que el modelo de negocios todavía no está definido, pero recalcó que como empresa «queremos ver la posibilidad de ser un actor en esa área el día de mañana».

    Axel Leveque, gerente general de Engie Energía Chile, aseguró que la firma buscará entregar servicios y contratos a la medida, con plazos a elección del cliente, precios diferenciados, ya sea por horarios o estacionales, garantías flexibles y asignación de riesgos flexibles, según la necesidad de cada cliente.

    Quezada también recalcó que la idea es que la empresa no solo venda energía, sino que entregue un servicio de energía. Al respecto, señaló que verán posibilidades de hacer proyectos de cogeneración con los clientes.

    Descarbonización
    El 53% de la capacidad instalada de la empresa hoy en Chile es de carbón. No se desarrollará más.