Este domingo termina la Consulta Nacional del Agua para enfrentar la megasequía que afecta a Chile

La encuesta finaliza el próximo domingo 10 de mayo y se enmarca en la primera fase del proceso de participación ciudadana de la Mesa Nacional del Agua.

«Si no llueve y nieva el doble durante el invierno, la próxima temporada existirán 150.000 hectáreas en el Maule sin riego», advierten los agricultores.

Este domingo 10 de mayo finaliza la Consulta Nacional del Agua, que tiene como objetivo recibir la opinión ciudadana para enfrentar en un futuro la megasequía que afecta al país y se extiende desde hace 14 años.

La encuesta digital, alojada en la página del Ministerio de Obras Públicas (MOP), comenzó el pasado 7 de abril y se encuentra enmarcada dentro de las primeras etapas de participación civil propuesta por la Mesa Nacional del Agua, convocada por el Gobierno.

«Busca conocer la percepción ciudadana en torno a los desafíos y los ejes temáticos de las principales materias referidas al recurso hídrico«, dijo la directora regional de la Dirección General de Aguas (DGA) del Maule, Paula Castro.

La representante de la dirección ejecutiva de la Mesa Nacional del Agua en la región agregó que «dentro de los ejes temáticos más relevantes, podemos identificar la seguridad hídrica, la calidad del agua, los ecosistemas como el marco legal e institucional de las políticas públicas en materia hídrica».

Preocupación agrícola

El presidente de los agricultores del Maule, Fernando Medina, valoró la iniciativa de consulta ciudadana propuesta por la Mesa Nacional del Agua, sin embargo, dejó entrever la preocupación del sector en la región, por la megasequía que afecta al país.

«Creemos que faltaron variables dirigidas a los principales usuarios del agua como somos los agrocultores. Estamos muy preocupados por esta sequía que se venía venir y está instalada hace 14 años y el Estado no ha actuado, no nos pueden decir que no ere predecible lo que está ocurriendo», señaló el dirigente.

El líder de la Agrícola Central, complementó que «hay que actuar con eficiencia y anticipación, porque si no llueve y nieva el doble durante el invierno, la próxima temporada existirán 150.000 hectáreas en el Maule sin riego, que se van a perder, con lo que eso significa en empleo y producción».

La sequía, junto con la pandemia Covid-19, preocupa además en lo sanitario, en zonas rurales que supieron de racionamiento del elemento para consumo humano, además de bajas en caudales como el Mataquito, que llegó al 0,2 por ciento del caudal y la muerte de animales, muchos de ellos trasladados desde el norte al centro del país, para su alimentación.

Fuente: Cooperativa